Los conductores de autobús denuncian que les tiran piedras

Ir en autobús por la noche en la zona norte de la ciudad se ha convertido en peligroso, según denuncian el sindicato CSI-CSIF.
Los conductores de Rober (empresa concesionaria del transporte urbano) afirman que las agresiones son continuas al atardecer. Los trabajadores dicen que los delincuentes apedrean las lunas de los vehículos «y ponen en peligro la vida de los viajeros». Aseguran que la semana pasada un hombre entró en una cabina y roció al chófer con un extintor, mientras que otro conductor fue atacado con una escopeta de postas, con la que rompieron la chapa del vehículo.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento