Carmen de Mairena: «Esto  me está dando más fama»
Carmen de Mairena, cenando con amigos tras ser liberada. (J. A. B.)

Es medianoche y la popular artista travesti Carmen de Mairena vuelve a estar en su hábitat natural: en el Raval, rodeada de fotos de los artistas que han dado fama al barrio más crápula de la ciudad.

La última semana ha sido probablemente la más negra de su carrera profesional, al ser detenida el miércoles junto a otras 109 personas , en una batida contra una red internacional de prostitución en el Raval.

De Mairena se encuentra entre los 57 imputados en el caso por ser propietaria de dos pisos donde presuntamente se ejercía la prostitución.

Lo único que puede decir es que soy inocente

"Lo único que puedo decir es que soy inocente", cuenta a 20 minutos en las primeras declaraciones tras ser puesta en libertad el sábado, después de tres noches en comisaría.

Se declara inocente

El caso está bajo secreto sumarial y Carmen de Mairena asegura que no puede dar datos sobre lo sucedido, pero insiste en su inocencia: "ni he robado, ni he matado, ni he vendido droga".

Lleva toda una vida trabajando en el Raval y por ese motivo, asegura, "me llevo bien con todo el mundo, no tengo problemas con nadie".

Los amigos con los que celebra su puesta en libertad tratan de protegerla evitando que hable con la prensa, pero ante la buena disposición de la artista dejan una cosa clara: "nada de preguntas sobre rumanas".

Esto me está dando más fama. Me llaman de las teles, de los periódicos...

Según sus amigos, está "aturdida", pero la artista volvió a los escenarios en su primera noche en libertad y ahora comprueba como "esto me está dando más fama, me llaman de todos lados, de las teles, de los periódicos...".

Atendidas diez prostitutas

La agencia de ayuda a la prostitución creada por el Ajuntament, al mismo tiempo que aprobaba la ordenanza sobre civismo, ha atendido a diez de las mujeres detenidas en la redada del Raval, según la regidora de la Dona y Drets Civils, Pilar Vallugera, que aseguró ayer que algunas de ellas se han mostrado "agradecidas" porque "no estaban voluntariamente en la calle".

El juez ordenó ayer el ingreso en prisión de 15 de los detenidos, uno por inducción a la prostitución de menores. Nueve víctimas son testigos protegidos.