Cartuchos propulsores y pelotas de goma.
Cartuchos propulsores y pelotas de goma. FOROPOLICIA.ES

Las unidades antidisturbios de la Guardia Civil y de la Policía Nacional seguirán utilizando las polémicas pelotas de goma como sistema de disuasión. Los grupos políticos (PSOE e IU) que el miércoles pidieron en el Congreso su eliminación inmediata no pudieron sacar adelante su propuesta, tras la negativa rotunda del PP.

Los populares argumentaron su propuesta porque hoy por hoy no existe ningún otro medio "disuasorio" que sea más "eficaz" que las pelotas de goma. El diputado del PP Federico Cabello aseguró estar convencido de que cuando los agentes las usan lo hacen siempre bajo el principio de "proporcionalidad". Así lo demuestra, según su opinión, que cuando se producen protestas violentas el número de heridos entre los policías suele ser "igual o superior" al que se registra entre los manifestantes.

La oposición no piensa igual. Para IU, "las escopetas de pelotas de goma disparan con una fuerza muy superior a la permitida por la UE. Por ello, existen protocolos para su uso y está prohibida su utilización en la mayoría de los países de la UE. La Comisión Europea viene recomendando a los países miembros que no utilicen las escopetas con proyectiles de goma dada su peligrosidad", señaló el diputado Ricardo Sixto en su intervención en el Congreso.

De hecho, el Gobierno vasco limitó en abril de 2012 el uso de las pelotas de goma a determinadas unidades, en casos excepcionales y con autorización previa tras la tormenta política que se desató tras la muerte del joven Iñigo Cabacas en un partido de fútbol. La autopsia reveló que había muerto por el disparo de una pelota de goma.

A 720 km por hora

Los socialistas, por su parte, aseguran que "el uso de las pelotas, de 90 gramos de caucho macizo, algo más de cinco centímetros de diámetro, lanzados a una velocidad de salida de 720 kilómetros por hora, está cuestionado desde hace tiempo, debido al efecto descontrolado de su trayectoria y los daños que podrían producir".

El sindicato policial SUP ha sido el más crítico con su uso. "Estamos dispuestos a su desaparición, si hay un material que las reemplace. Hoy por hoy no hay nada que pueda sustituirlas", explica a 20minutos.es un portavoz. "Hay que tener claro que pocas veces se usan, en ocasiones excepcionales", matiza.

El problema no es la pelota, sino cómo se usa. Si queremos sustituirlas hay que hacer un estudio serio Para otro sindicato, la UFP, el "problema no es la pelota de goma, sino como se usa. Ya hay protocolos que regulan su uso. ¿Prohibimos también los coches policiales si en algún momento se hace un mal uso y se provoca un accidente? Si queremos sustituirlas hay que hacer un estudio serio para buscar la herramienta que las reemplace".

Ese protocolo obliga a disparar contra las extremidades inferiores, a una distancia mínima de 50 metros y con previo rebote en el suelo. Además, solo se debe usar en alteraciones graves del orden público donde haya violencia.

"Todo material antidisturbio debe ser usado correctamente, no solo las pelotas, también los gases. A día de hoy son elementos útiles y efectivos contra masas agresivas", destacan en un tercer sindicato, el SPP.

Víctimas y heridos

Plataformas ciudadanas han pedido su erradicación. Sobre todo en Cataluña, la comunidad más activa en este tema. La asociación Stop Bolas de Goma afirma que las pelotas han provocado en España dos muertes y 38 heridos graves, de los que ocho han perdido un ojo. Quizás el caso más mediático fue el de Esther Quintana, que perdió su ojo izquierdo durante la manifestación del 14-N del año pasado en Barcelona.

El caso llevó al Gobierno catalán a anunciar que estaba estudiando prohibir el uso de pelotas de goma. Algo que rechaza el sindicato CC OO de los Mossos (la policía autonómica catalana). "La escopeta con pelotas de goma se utiliza como último recurso y cuando todas de las anteriores medidas resultan ineficaces a la hora de dispersar a los manifestantes y siempre obedeciendo órdenes".

Lo cierto es que el gasto en material antidisturbio presupuestado por Interior para este año crecerá un 1.700% respecto a 2012, ya que se ha pasado de los 173.670 euros del año pasado a los 32, millones de este.

Alternativas

En el resto de Europa, sólo en Francia, Portugal e Italia las fuerzas de seguridad usan las pelotas de goma. En otros países como Noruega o Alemania, por ejemplo, se utilizan cañones de agua. Pero hay alternativas. Ya se practica en algunas policías europeas con proyectiles mucho más precisos, que reducen los daños colaterales. Son proyectiles antirrebote, que se deshacen, y por tanto, reducen la posibilidad de alcanzar a objetivos no buscados.