Las IX Jornadas nacionales sobre Violencia de Género, que se celebrarán en Santander los días 22 y 23 de marzo, analizarán la repercusión de la crisis y los recortes en atención a víctimas. Un total de 15 ponentes participarán este año en las jornadas, que se desarrollarán en el Centro de Acción Social y Cultural de Caja Cantabria (calle Tantín 25).

Un total de 2.500 profesionales de toda España han participado en las ocho ediciones de las Jornadas sobre Violencia de Género, un encuentro cuya novena edición ha presentado este jueves en rueda de prensa Carlos San Martín, coordinador del Centro Interdisciplinar de Psicología y Salud (CIPSA), quien ha destacado que 70 hombres cumplen penas de cárcel y más de 700 mujeres viven bajo protección como víctimas de estos delitos actualmente en Cantabria.

Especialistas cuyo trabajo se relaciona con el abordaje de la violencia de género bien en el ámbito judicial, el sanitario o el policial van a centrarse especialmente en analizar el impacto de la crisis económica en las situaciones de violencia y la gestión de los recursos para la atención de las víctimas en tiempos de crisis.

Este impacto, ha señalado Carlos San Martín, se evidencia ya en un descenso de las denuncias y de las demandas de separación y divorcio, ya que según ha explicado, a consecuencia de la crisis económica, las mujeres disponen de menores recursos económicos para enfrentar una separación.

Las mujeres "optan por aguantar porque los apoyos sociales y económicos que reciben son menores y eso dificulta su salida de la situación violenta. Optan por aguantar el maltrato, entendiendo que lo hacen por el bien de sus hijos y por tener las necesidades básicas cubiertas, ha afirmado San Martín.

En este sentido, ha destacado que aunque se ha producido un descenso en los fallecimientos de mujeres a causa de la violencia machista, de las 46 fallecidas en 2012 solo habían denunciado su situación el 17% frente al 25% de las fallecidas que habían denunciado en años pasados. Además, San Martín ha calificado de "dramático" el descenso de los recursos que desde las administraciones se destinan a la atención a las víctimas.

Las estadísticas del Observatorio de la Violencia de Género reflejan que la cifra de enjuiciados en la región se sitúa en torno a los 200 al año, con sentencias condenatorias en el 70% de los casos. Para el coordinador de CIPSA, "este dato revela que las denuncias formuladas acaban muy frecuentemente en sentencias condenatorias, lejos de los comentarios interesados y sesgados que insisten en el alto índice de denuncias falsas ante este problema".

Otro de los datos que preocupan a los expertos es que hay un aumento del 23,7% de casos entre personas más jóvenes. "Generacionalmente no se están produciendo avances significativos, lo que hace imprescindible la continuidad de los programa preventivos dirigidos a menores y que han sufrido un dramático descenso en nuestra comunidad Autónoma", advirtió San Martín.

Las jornadas cuentan con el aval de la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual, la Asociación Española de Especialistas en Sexología, la Federación Latinoamericana de Sexología y Educación Sexual y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, SEMERGEN y la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Cuentan además con el reconocimiento de interés sanitario por parte de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno de Cantabria y han sido acreditadas por la UNED.

El programa de las jornadas cuenta con la presencia de profesionales de la talla del profesor Félix López, catedrático de Psicología de la sexualidad de la Universidad de Salamanca, el doctor Guillermo González Antón, experto en Ética y Derecho o el juez del Juzgado de Violencia de Género, Javier Amores, entre los 15 ponentes participantes.

Otros datos nacionales

A nivel nacional, del total de mujeres fallecidas en 2012, solo ocho habían denunciado a su agresor. Además, cuatro de las víctimas tenían medidas de protección en vigor que sus agresores incumplieron, uno de ellos sin consentimiento de la víctima y tres con su aprobación. En cuanto al perfil de las mujeres, 36 víctimas eran españolas y diez extranjeras.

La mayoría de las víctimas tenían entre 21 y 30 años (doce), entre 51 y 64 años (nueve) o más de 64 años (diez). Además, una de las víctimas tenía menos de 16 años y otra tenía entre 18 y 20 años. Las restantes tenían entre 31 y 40 años (seis) y entre 41 y 50 años (siete).

Por comunidades autónomas, la mayoría de los crímenes se han perpetrado en Catalunya (doce), Andalucía (seis), Comunidad Valenciana (seis) y Madrid (cinco); seguidas de Galicia (cuatro), Castilla-La Mancha (tres), Castilla y León (dos), Islas Baleares (dos), País Vasco (dos), Islas Canarias (dos), Asturias (uno) y Extremadura (uno).

Por su parte, 34 de los agresores eran pareja de la víctima y doce eran expareja o se encontraban en fase de ruptura. Además, 35 eran españoles y 11 extranjeros. La mayor parte de ellos tenía entre 31 y 40 años (13), más de 64 años (doce) o entre 51 y 64 años (nueve). Tras cometer crimen, doce de los agresores se suicidaron y otros nueve lo intentaron. Desde que empezaron a recogerse estadísticas en el año 2003, han muerto en España 652 mujeres y más de 700 mujeres viven bajo protección policial en Cantabria.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.