Colau: "Porque una vez firmaste una hipoteca, ahora vas a ser un condenado y un proscrito"

el mensual

  • Marzo 2016
  • Febrero 2016
  • Enero 2016

Colau: "Porque una vez firmaste una hipoteca, ahora vas a ser un condenado y un proscrito"

Ada Colau
Ada Colau fundó con sus compañeros la PAH en 2009, previendo la situación actual. (GUILLE BARBERÁ)
Ampliar
  • 'El mensual' de 20 minutos entrevista a una de las representantes de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).
  • Visualiza y descárgate en PDF el número 9 de 'el mensual' de 20 minutos.

Ada Colau habla la lengua de los desterrados. Jerga del pugilista sin toalla que tirar. Piedra de pequeño David: palabras en la honda, rápidas, incisivas, certeras. El idioma que recientemente tachó a la banca de "criminales" en el Congreso. Y que no consiente más tabúes ni farsas políticas.

Un punto de fricción. Una madre iniciando un maremoto mediático. La voz de los anónimos frente a las anónimas (S. A.). La extrañeza del sentido común en tiempos del gran consejo de la ofuscación. Y así cambia el imaginario: al ver a la gente corriente, poca cosa, gritar a sus señorías desde la tribuna de invitados: "Sí, se puede".

Representa a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y no aguanta más silencios cómplices. En cada ejecución hipotecaría puede haber escondido un cadáver, físico o moral, oculto bajo la alfombrilla de bienvenida.

No soportan la podredumbre que emana de la desesperación de miles de españoles ejecutados civilmente. Es el grito de los 'empujados' por el balcón, dejando tras de sí a hijas, madres y padres, y una fosa sellada por masilla de lágrimas y cemento.

Este febrero, en el último momento –tenían al Partido Popular en contra– consiguieron que el Parlamento admitiera estudiar su Iniciativa Legislativa Popular (ILP), respaldada por casi un millón y medio de firmas, y que exige la dación en pago y la paralización de los desalojos. Días después se produjeron protestas en toda España. Hubo también nuevos suicidios vinculados a los desahucios.

Así que entendamos esta entrevista como un combate. David se carga de argumentos. El gigante parece no escuchar al pueblo. Primer golpe, llave de defensa...

¿Cómo se para un desahucio?
El valor sale del apoyo mutuo. Tienes angustia, nervios terribles. Es pegarte un madrugón. La mayor parte de los desahucios los hemos detenido, pero nunca tienes la certeza. La persona afectada tiene que estar preparada. Todas sus cosas, recogidas. Y cuando se logra parar, esa tensión se desencadena y es un grito de júbilo. Y luego no es solo que te atrevas con otro, sino que es una de las cosas más gratificantes. Te das cuenta de que eres capaz de mucho más.

¿Qué desalojo ha marcado tu memoria?
Todos. Es uno de los actos más violentos que hay. Y lo increíble, que una de las cosas más terribles se haya normalizado. No debería normalizarse un acto tan violento como es poner todos los recursos del Estado y su violencia, la Policía, los juzgados, etc., al servicio de unos intereses privados para dejar a alguien en la calle sin realojo alguno. Es imposible no implicarse. Es brutal.

Un desalojo es uno de los actos más violentos que hayPero habrá uno paradigmático...
Te puedo hablar del primero. Parecía impensable. Lo paramos en la Bisbal del Penedés. Que hubiera una persona dispuesta a salir públicamente diciendo: "Me está pasando esto", con la estigmatización que hay de la pobreza... Superamos un abismo. Lo dio Lluís. Y me parece significativo porque era una de esas personas que cuando llegó a la asamblea de la Plataforma nos asustó. Hablaba como un loco, y decía que iba a meter bombas. Cosas que dice mucha gente. Cuando llega alguien así, te dices: "Uy, este está fatal, la va liar"... y no. Es una persona dulcísima, tiernísima, es un padrazo. Le habían dicho en servicios sociales que le podían quitar la custodia de sus hijos. De loco no tenía nada, al contrario, lo que estaba diciendo es que iba a defender a sus hijos por encima de todo. Es muy simbólico, porque lo hemos parado hasta en cuatro o cinco ocasiones. He perdido la cuenta. Y ahora sigue viviendo en su casa, porque el banco no se atreve con él. También te puedo hablar del último... Lola es madre de una hija y un hijo. Su hija estaba casada con un hombre adorable, que toda la familia quería. Eran una familia superfeliz, de clase media que se ganaban bien la vida, que no les faltó nunca de nada, con una casa en el Paralelo (Barcelona). De repente él se pone enfermo de esclerosis múltiple en plena crisis, y acaba muriendo. A lo que es una tragedia durísima, se suma que descubren que, quizás por la enfermedad, había dejado de pagar la hipoteca. Entonces ellos intentan hablar con el banco porque quieren pagar, pero no les ofrecen ninguna vía de solución ni de negociación. Se aprovechan de la muerte de un enfermo de esclerosis múltiple para intentar quedarse con la casa. ¡Es que estamos teniendo una paciencia!

A Ada le hierve la sangre

No se cansa de repetirlo. Hay una fuerza primaria que la sacude en una dirección. Se ha convertido en un símbolo gracias al respaldo de miles de personas que decidieron batallar a través de una pionera Plataforma cuya filosofía es la unión frente al aislamiento y el egoísmo endémico. Timón en esta odisea de los desahucios desde el inicio, denunciando el "robo masivo" de sus añoradas Ítacas: la isla de la dignidad a la que ya no pueden regresar, hogares construidos, en ocasiones, con sus propias manos.

¿Se sabe cuántas personas están en la misma situación que Lluís o Lola?
Los datos son deficitarios. Pero aunque dispusiéramos de datos cualitativos, hay un montón de información que no se está transmitiendo, y que si se conociera creo que daría pie a una sublevación. Las entidades que más están ejecutando son las que más dinero público están recibiendo. Te hierve la sangre, ¿no? O que en el 80% de los desahucios hay niños menores de edad. ¿Te imaginas todo el drama que eso supone?

¿Debemos deducir que en España la vivienda no es un derecho real a pesar de que el artículo 47 de Constitución lo garantiza y emplaza al Ejecutivo a evitar la especulación inmobiliaria...?
Lo emplaza literalmente. Es un artículo precioso. El derecho a la vivienda es real. Totalmente real. El derecho no depende de que una Constitución lo recoja o no lo recoja. Los derechos humanos están recogidos en la declaración de derechos fundamentales, están en los tratados internacionales que el Estado español ha ratificado. Otra cosa es que el Estado, a pesar de tener un mandato muy claro, no haya cumplido. Han mercantilizado la vivienda. Y lo han utilizado como un activo para un crecimiento a corto plazo que ha derivado en la burbuja inmobiliaria.

¿Compartes que la burbuja fue una locura colectiva?
Sí que hay una parte de locura colectiva, pero fue una locura inducida. No fue por arte de magia. Esto ha sido una política pública orquestada que viene desde el final del franquismo, donde literalmente se dijo que íbamos a convertir a este país de proletarios en una país de propietarios. Una sociedad de propietarios es una sociedad más conservadora, más domesticada, más individualista.

Pero la burbuja explotó en democracia...
Lo increíble es que cuando llegó la democracia se profundizó y amplió en lugar de rectificar esta política, y con gobiernos de distinto color, tanto del PSOE como del PP. Nadie informó sobre lo que podía pasar si no se pagaban estas hipotecas.

¿El usuario de la banca suele estar en posición contractual de desventaja?
Nadie era consciente de estar asumiendo el mayor riesgo de su vida. Era lo que el Estado te incentivaba a hacer con políticas concretas: un alquiler que no era una alternativa real, una política fiscal que desgrava la compra y no el alquiler, y además, la liberalización del crédito, que hacía que los bancos pudieran prestar todo lo que quisieran sin ningún control. No quedaba otra opción. Una locura colectiva sí, habrá que hacer una reflexión colectiva para que esto no nos vuelva a pasar. Pero claro, aquí había unos que eran mucho más responsables que otros. Y sobre todo unos que han hecho grandes beneficios mientras que otros lo han perdido todo.

La vicepresidenta del Gobierno defendió el derecho a fracasar de los ciudadanos...
Es una forma perversa de explicar esta historia. No era que la gente quería arriesgarse y ha fracasado. No. La gente tenía una necesidad básica. Todo el mundo sobreentendió, porque la entidad financiera así lo hizo creer, que si no podías pagar vendías la vivienda y ya está. Imagínate el impacto cuando pierdes el empleo, pierdes tu capacidad económica, pierdes tu estatus social, puedes perder la vivienda, y encima descubres algo que no sabías, que te quedas con una deuda de por vida.

Una ejecución civil...
Esto no pasa en ningún país de nuestro alrededor. Es una anomalía. Quedarse con una deuda de por vida significa ser un proscrito. La muerte civil de las personas. No es solo que te pueden embargar una parte de tu nómina, cuenta corriente, herencias, es que no puedes contratar una línea telefónica, no puedes comprar una lavadora a plazos. Y el mensaje del Estado es que, hagas lo que hagas, no te vas a poder recuperar. O te toca la lotería o el sistema no te da ninguna salida. Porque una vez firmaste una hipoteca para acceder a un bien de primera necesidad, ahora vas a ser un condenado y un proscrito, un moroso de por vida. La gente se hunde.

¿Qué se ha roto en España?
La democracia. Tenemos una democracia totalmente descafeinada y superficial y hay que reformarla. Tenemos un sistema de partidos que está encorsetado en el poder, y al que es muy difícil acceder desde la ciudadanía. Y este sistema tiene una relación de dependencia obscena con el poder económico en general, y concretamente con el financiero. Ha habido una cesión de soberanía a poderes no democráticos, y hay que recuperarla. Tenemos la democracia secuestrada.

Los banqueros han pasado de ser una institución básica, basada en la confianza, a que los tildéis de criminales...
Tienes toda la razón. Eran una institución de referencia. Yo me acuerdo de mi abuelo, que está muerto, y que lo engañaron. Le habían vendido productos de ahorro que eran una auténtica estafa. Era alguien humilde y sencillo que había trabajado toda la vida y confiaba en el director de su oficina. Esa imagen se ha roto. ¿Por qué? A un negocio especulativo, transnacional y comercial lo único que le interesa son los números. Ahí hemos descubierto que efectivamente no son de fiar.

¿Pero son realmente unos criminales?
Yo no criminalizaría a los empleados de banca. Hablamos del poder. Y de los directivos que hunden entidades y luego se jubilan con pensiones millonarias. ¿Pero cómo puede ser? Es perverso. Con esto hay que acabar. Hay personas que están robando de forma sistemática, que se está llevando el dinero público, hundiendo la economía, y luego se jubilan con millones y millones.

Y por eso estáis subiendo el nivel de la protesta...
Es que no podemos más. Las acciones nunca las hemos hecho por capricho. Al contrario. Todos nosotros tenemos ganas de vivir tranquilos. Cuando llegamos a hacer acciones es que no nos queda más remedio. Hemos agotado todas las vías. Quienes tienen en su mano acabar con esto, si no lo hacen son directamente responsables. No queremos lágrimas ni caridad. Queremos justicia. No vamos a ejercer nunca la violencia, pero no vamos a dejar que vivan tan tranquilos en impunidad. Que se sepa que son responsables del sufrimiento.

Madre de un bebé, ella se embarazó y embaraza. Tiene el don de la fertilidad. Este mundo de mierda está preñado por otro", decía el escritor Eduardo Galeano. Y ella lo secunda, pertenece a este útero combativo. Transmite esperanza en la tormenta y amenaza a los médicos financieros y a las parturientas políticas que diagnosticaron aborto al considerar que el embrión (otro mundo posible) es un engendro sin futuro.

¿Fue la estafa a tu abuelo lo que te motivó?
Fue una de tantas. Soy una persona sencilla, provengo de familia humilde, de gente trabajadora, nunca he tenido la vida resuelta, al contrario. En mi casa he pasado el miedo del desahucio, de alquiler, no de hipoteca. Incluso de no poder comer.

Conoces lo que sienten los afectados en tus propias carnes.
Repetir macarrones con tomate muchos días porque solo había eso. No creo que sea de las peores en absoluto, hay gente que lo ha pasado peor. Yo empecé mi proceso de activismo de joven, siempre he tenido la inquietud de luchar. Me ha parecido que resignarse era una mala vida. Me fui metiendo en el activismo social, especialmente con la antiglobalización en el 2001. Y de ese activismo, con la gente que ya estábamos metida en los temas de vivienda, vimos que había un problema de sobreendeudamiento, que había un burbuja aunque el Estado lo negaba, y ahí empezamos a trabajar la idea de la Plataforma, en 2008, y la creamos en 2009.

Has estudiado Filosofía. Te habrá ayudado...
Seguro que ayuda. Pero llegué a Filosofía porque tenía este carácter. Yo creo que te ayuda a cuestionarte las cosas. Que es lo que más falta nos hace hoy en día. Porque al final, el tema de la vivienda como muchos otros es eso: una falta de democracia, una falta de debate colectivo, de búsqueda de alternativas, de imaginar otras cosas posibles. Y es muy sintomático que en nuestro sistema actual la Filosofía esté relegada a asignatura maría y cada vez más discriminada.

También eres madre, ¿no?
Exacto. De un niño pequeño.

¿Has sentido que estás luchando por encima de tus posibilidades?
¡Pues algunos días, la verdad es que sí! De hecho, en casa hay una reflexión colectiva sobre este tema (ríe). Todo esto es posible porque mi pareja está igual de convencida que yo. Nos enamoramos dentro del activismo. No concibo la maternidad como una cosa separada. Tener un niño requiere sus momentos y su dedicación. Y algunas veces se está resintiendo. Lo bueno es que creo que va a llegar el equilibrio, el movimiento se está consolidando, por lo tanto habrá más caras visibles. No soy nadie imprescindible, y voy a poder dedicarme más a mi niño, seguro.

¿Te sientes parte del nuevo mundo que quiere nacer del viejo?
Totalmente. Es una imagen muy bonita, y más para una madre reciente; todavía es más inspirador. Sí, las imágenes de maternidad y embarazo las secundo y las aplaudo en este contexto.

Bertolt Brecht decía que cuando el viejo mundo muere, surgen los monstruos...
Es que por definición el poder jamás quiere renunciar a sus privilegios y lo intenta exprimir hasta el último momento, y en esos momentos de cambio importante se producen momentos durísimos y de tensión máxima. Vivimos un momento histórico.

¿Te gustaría ser islandesa?
¡Pues no, me parece que hace mucho frío! (ríe). Prefiero vivir bien aquí, y cambiar las cosas aquí. Pero desde luego Islandia es un modelo. Un modelo de muchas cosas. Y del "Sí, se puede": se puede procesar a los banqueros, no pagar la deuda ilegítima y condonar las deudas hipotecarias infladas. Y además, está demostrando que es mentira que se hunda el sistema por tomar esas medidas, sino que permite que se pueda resetear la sociedad y volver a empezar.

¿Por qué no quieres entrar en política?
Me lo propusieron dos formaciones y les dije que no. No creo que la política actual se vaya a resolver con ningún fichaje individual. Estamos diciendo que hace faltan amplios procesos colectivos. Estoy segura de que no me escogieron por ser una gran persona, sino por ser la cara visible de algo más amplio. Cuando el movimiento valore que alguien tiene que ir, ya lo decidirá. No tomaré yo esa decisión.

Vuestro lenguaje se ha caracterizado por ser duro y directo contras las élites: "criminales", "mafiosos", "estafa planificada", "genocidio financiero"...
¡Pero es que lo que está pasando es más gordo de lo que nosotros estamos diciendo! Es la realidad la que es contundente y radical. Y hace falta verbalizarla. Si no, es control social. Hay gente que está muriendo, nosotros creemos que asesinada, porque estas muertes se podrían estar evitando, y se están produciendo solo por el afán de lucro incontrolado de unos pocos. Eso es un genocidio. No tiene otro nombre.

¿Tenéis la sensación de ir ganando?
Bueno, es relativo. No podemos decir que vamos ganando cuando no dejan de crecer cada año las ejecuciones y los desahucios, cuando aún más gente está sufriendo, cuando los bancos cada vez reciben más dinero y todavía no se ha cambiado la ley. Pero están las pequeñas grandes victorias, estamos cambiando el imaginario, estamos haciendo que mucha gente que estaba al borde del suicidio se haya empoderado y esté luchando junto con los demás. Estas redes de solidaridad tienen una fuerza imparable. Así que, pase lo que pase, sí, ya hemos ganado.

Demanda de mínimos


Denuncian en la PAH que no existen datos fiables sobre cuál es el número de ejecuciones y desahucios en España. Los datos de los que disponemos son los del Poder Judicial, y hablan de unas 400.000 ejecuciones desde que empezó la crisis. Otro dato apunta a que en 2012 se produjeron 100.000 desahucios. "Una barbaridad. Somos el país de Europa que más desahucia y el que tiene más viviendas vacías", espeta Colau.

El Gobierno ha postergado hasta 2014 dar más datos. La Plataforma se ha visto obligada a elaborar sus propios informes, y aseguran que estamos en una emergencia. Exigen unas medidas de mínimos recogidas en su ILP: la dación en pago retroactiva, moratoria de los desalojos y una respuesta de alquiler social. Aseguran que el 90% de la población apoya sus demandas. "Nada es imposible si realmente creemos en ello y luchamos. Todos tenemos que implicarnos en los asuntos públicos. Votar cada cuatro años no funciona", afirma.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url https://www.20minutos.es/noticia/1743888/0/ada-colau/hipoteca/proscrito/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios