Carne de caballo
Varias cadenas de supermercados han tenido que reitar algunos platos precocinados por contener carne de caballo cuando estaban etiquetados como vacuno. EFE

Los estudios realizados por el Grupo Zooprofílico de Turín (Izsto) concluyeron que los productos embargados por la Sanidad italiana a la multinacional alimenticia Nestlé no contienen trazas de carne de caballo en su composición.

La multinacional negó que los productos que vende en Italia contengan carne de caballo después de que decidiese retirar algunos de sus productos en Italia y España por estar bajo sospecha de contener carne con genética procedente de los equinos.

"No hay rastros genéticos de equinos en la carne bovina empleada en los productos de nuestra empresa", explicó Nestlé que desde el pasado 21 de febrero ha sido objeto del embargo de estos productos sospechosos por parte del Nucleo Antiadulterización y Sanidad (Nas) de Italia.

Finalmente, los análisis realizados por el IZSTO sobre el supuesto componente genético equino en la carne empleadadieron negativo por lo que, a partir de este resultado,  el Ministerio de Salud anunció que pondrá en circulación los productos embargados.

La retirada de la circulación de estos productos sospechosos de contener carne de caballo fue facilitado el pasado 21 de febrero por la propia multinacional que se mostró partidaria de mantener "el mayor grado de colaboración posible" para esclarecer el escándalo.

La Unión Europea reforzará los controles para conocer de dónde procede el fraude de la carne de caballo que ha escandalizado a toda Europa. Se lanzará un plan para evitar que la carne contenga rastros genéticos de equinos después de que el pasado 15 de enero se detectara en hamburguesas precocinadas. En España, Ahorramas retiró estos alimentos de la marca blanca Alipende.