Imagen de Saransk, la capital de Mordovia.
Imagen de Saransk, la capital de Mordovia. Wikipedia.

Gérard Depardieu, ciudadano ruso desde principios año, se empadrona el sábado como residente permanente en la ciudad de Saransk, capital de la república de Mordovia.

"Estoy muy contento con el apartamento en Saransk. Es fantástico. Nada pequeño para mí. No querría vivir en Moscú. Hay mucho tráfico, lo que es muy estresante. Allí (en Saransk) creo que estaré mucho más tranquilo", dijo Depardieu a las agencias rusas.
 
Depardieu será registrado en el apartamento de unos amigos, "quienes aceptaron inscribir allí al actor", informó Natalia Kalitina, portavoz de la presidencia mordova a la agencia Interfax.

Según la prensa local, el apartamento, que se encuentra en la calle Democratícheskaya, es propiedad de unos familiares del actor y director de Gosfilmofond (Archivo Estatal de Cine) Nikolái Borodachev.

Las autoridades mordavas ofrecieron en enero a Depardieu el cargo de titular de Cultura de la república, ofrecimiento que fue rechazado por el actor con el argumento de que "soy el ministro de Cultura del mundo".

La ceremonia oficial de entrega del documento que acreditará a Depardieu como residente en Saransk tendrá lugar mañana en el Teatro Dramático Nacional de Mordovia, adonde han sido invitados representantes de la cultura local.

"Espero aprender ruso para charlar con la gente. Amo mucho a Rusia. Nací con la literatura rusa y ahora tengo muchos amigos aquí", agregó Depardieu, quien dijo que se quedará una semana en Rusia, pero que en el futuro iría más a menudo.

Precisamente, en la república de Mordovia, más de 600 kilómetros al este de Moscú, se encuentra encerrada Nadezhda Tolokónnikova, la carismática integrante del grupo punk Pussy Riot, que cumple dos años de cárcel por cantar en la catedral de Cristo Salvador de Moscú.

Depardieu, que recibió la ciudadanía el pasado 3 de enero por decreto del presidente, Vladímir Putin, ha criticado tanto a Pussy Riot como a la oposición no parlamentaria rusa por no tener un programa político propio.