Oficina de Bankia
Una oficina de Bankia. GTRES

El representante legal de BFA y Bankia ha afirmado este viernes que Deloitte no cumplió con la obligación de emitir su informe de auditoría a las cuentas del equipo de Rodrigo Rato antes del 30 de abril, un deber estipulado en el contrato que tiene con la entidad y por el que se embolsa 5,9 millones de euros.

Según fuentes jurídicas, el abogado Antonio Zafra ha asegurado ante el instructor Fernando Andreu que no entiende el motivo por el que la firma no presentó el citado informe, ya que Bankia fue remitiendo a Deloitte toda la documentación que ésta le fue pidiendo.

Asimismo, Zafra, que sólo ha respondido a preguntas de las defensas, ha indicado que las cuentas aprobadas en la reunión del consejo de administración del 28 de marzo y que arrojaban unos beneficios de 309 millones de euros estuvieron a disposición del auditor, el cual, ha recalcado, no hizo ningún tipo de advertencia a esos números.

Bankia sigue diciendo que el saldo, de positivo a negativo, de las cuentas no fue manipulaciónEn este sentido, ha resaltado que, como persona jurídica, lo que conoce de la situación es lo que consta en la documentación oficial, por ejemplo en las actas, en las que no figuran referencias a que vaya a haber informe con salvedades.

De esta forma, el representante legal de Bankia y BFA, que ha prestado declaración como imputado, ha contradicho las declaraciones del socio auditor de Deloitte Francisco Celma del pasado miércoles, cuando subrayó que no avaló las cuentas de marzo porque los entonces consejeros no se las presentaron firmadas, tal y como exige la ley.

Faltaba documentación "muy relevante"

También sostuvo que la auditora alertó a los miembros de los Comités de Auditoría del grupo, a la dirección y al supervisor de la situación de la entidad y sus problemas de viabilidad futura. En relación con BFA, incidió en que informó en enero a Rato y al entonces consejero delegado Francisco Verdú, entre otros que, dada la relevancia de los temas pendientes de resolver, había dudas sobre su viabilidad futura, y que si no se subsanaban, incluiría salvedades en el informe.

Sobre Bankia, argumentó que también alertó de sus dudas sobre su viabilidad y de que le faltaba documentación "muy relevante" que llevaba reclamando desde diciembre, motivo por el que advirtió de que si no se resolvía, tendría que incluir una salvedad por falta de información.

Zafra se ha remitido a lo que ya explicó el pasado mes de julio durante la vista de intervención de la entidad, cuando defendió que las modificaciones en las cuentas, después de que su reformulación en mayo reflejaran unas pérdidas de 2.979 millones de euros, no se deben a la manipulación, sino a la aplicación de los sucesivos cambios en la legislación bancaria.