El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, espera "un buen año turístico", similar al de 2012 pese a que enero ha comenzado con una bajada del 2,6 por ciento en la llegada de turistas internacionales.

En declaraciones a los periodistas, ha comentado que Canarias sigue consolidada como el primer destino del país, si bien ha reconocido el descenso de los mercados alemán, británico e italiano.

Sobre la crisis de Orizonia, espera que no se extienda a otros grandes grupos del sector, y ha dicho que se trata de un 'holding' "muy importante" con intereses en Canarias y distintas divisiones de negocio como aerolíneas, hoteles o turoperación.

"El Gobierno persigue que se garantice el máximo número de empleos, y hay grupos que han mostrado interés por algunos segmentos. Esperamos que se plasme en negociaciones para que se salve el mayor número de trabajadores", ha subrayado.