El Gobierno sacará a concurso un "determinado número" de licencias o 'títulos habilitantes' para que empresas privadas puedan explotar líneas de AVE Larga Distancia en competencia con Renfe.

No obstante, la entrada de la iniciativa privada en el AVE no se materializará el próximo 31 de julio, fecha fijada para la apertura de la competencia del transporte de viajeros en tren en España, sino para una segunda fase aún por determinar.

Así se establece en el Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros para avanzar en el proceso de liberalización del servicio ferroviario de viajeros, que fija el modelo liberalizador y que se abordará a través de un proceso "progresivo y ordenado".

Según Fomento, para que la entrada de competencia en tren redunde en la mejora del servicio y la rebaja del precio que pretente "es necesario que el proceso se realice de forma ordenada, al igual que se hizo en otros sectores".

La normativa aprobada hoy establece el 31 de julio como la fecha en que se abrirá a la competencia el tráfico ferroviario de pasajeros, hasta ahora monopolio de la operadora pública Renfe.

No obstante, en dicha fecha la iniciativa privada sólo podrá entrar a explotar los trenes turísticos que Renfe heredó de la extinta Feve.

Se trata de la gestión de servicios como el Transcantábrico, el Al Andalus y el Expreso de la Roda, trenes históricos que realizan trayectos turísticos por determinadas zonas del país durante varios días y que, por ello, incluyen servicios de hotel.

La entrada de empresas privadas a explotar servicios AVE y Larga Distancia se abordará en una segunda fase, para la que el Real Decreto aprobado hoy no determina una fecha.

Concurso de licencias para entrar en ave.

Las empresas privadas interesadas en transportar viajeros en trenes AVE tendrán que pujar por alguno de los "títulos habilitantes" que el Gobierno sacará a concurso a través de un proceso "público y competitivo".

El Ejecutivo "determinará el número de títulos que concederá en cada momento y su periodo de vigencia", según detalló el Ministerio de Fomento. Tras dicho periodo, los servicios AVE se prestarán "en libre competencia".

Para una tercera fase de la liberalización se dejan los trenes de Media Distancia convencional (regionales) y las Cercanías, las conexiones ferroviarias consideradas de servicio público.

Para ellas, el Ejecutivo contempla ceder la explotación de estos servicios a través de un sistema de concesión, tal como hacen otros países europeos como Alemania o Reino Unido.

El Ejecutivo tampoco ha marcado un horizonte para este proceso. El Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros indica que Renfe seguirá prestando estos dos servicios "hasta que el Gobierno determine las condiciones de licitación o asignación directa, de acuerdo con la reglamentación europea".

Con estas medidas, con las que empresas privadas podrán empezar a competir con Renfe, operadora pública que hasta ahora tiene el monopolio del tráfico de viajeros en tren, el Ejecutivo pretende fomentar un mejor servicio y un menor precio para los 50 millones de viajeros que anualmente viajan en tren.

Consulta aquí más noticias de Murcia.