El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, y los presidentes de los siete cabildos del archipiélago han destacado este viernes la importancia que juegan las administraciones locales en el territorio insular.

Esta importancia se ha resaltado en el 'Foro cabildos', organizado por el Club La Provincia en Las Palmas de Gran Canaria, y en el que se ha sacado a colación el debate sobre la reforma de la administración local que el Gobierno central pretende sacar adelante.

Al respecto, Rivero que ha sido el encargado de inaugurar el acto, resaltó que "Canarias debe ser organizada desde Canarias" porque "no le sirve los modelos territoriales continentales" e incidió en la necesidad de que sigan existiendo las tres administraciones, tales como son los ayuntamientos, los cabildos y el Gobierno regional.

Para el presidente canario a los ayuntamientos hay que dotarlos de "más competencia" para acercarse al ciudadano y contribuir a la "mejora de su bienestar" aunque reconoce que estos procesos descentralizadores económicamente son "más caros"; sin embargo, al acercar los ayuntamientos a los ciudadanos, la respuesta que se le da va a ser "más rápida"

Por ello, incidió en que "no sobran" los ayuntamientos en Canarias, donde "son imprescindibles, fundamentales", aunque reconoce que se debe apostar por racionalizar.

En cuanto a los cabildos, consideró que han sido los que "más contribuyeron" al desarrollo social y económico, ya que se trata de unas instituciones de "gran arraigo"; mientras que el Gobierno regional, dijo, es necesario porque "ninguna isla por sí sola va a salir adelante sin una institución superior que los acoja a todas" en relación al gobierno autonómico.

Para ello, subrayó la necesidad de que exista lealtad institucional. Asimismo, abogó por actualizar el modelo de Canarias a la realidad actual y bajo el principio de "racionalizar". Añadió que en este sentido ya se trabaja desde el Ejecutivo autonómico.

Defensa de la administración local

Por su parte, el presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, hizo una defensa de la administración local y principalmente del mantenimiento de los ayuntamientos, ya que apuntó que la necesidad de las reformas de los gobiernos locales debe hacerse desde una estrategia "ordenada, de responsabilidad y de redefinir" las competencias.

Y es que para Melchior la propuesta de reforma que se ha lanzado desde el Gobierno central responde a una "frivolidad", calificándola como "improvisada".

Así incidió en que las tres "patas" que debe hacer a una administración local "eficiente" se centran en su régimen electoral y recordó que en el caso de los cabildos sus presidentes son elegidos directamente por los ciudadanos; la financiación, ya que si se depende de otra administración "mal asunto"; y las competencias, donde consideró que las territoriales deben ser de las instituciones insulares porque "cada isla es distinta"; mientras que las competencias del Gobierno regional deben ser sanidad o educación, entre otras.

Por su parte, el presidente de La Gomera, Casimiro Curbelo, también incidió en que "nadie discute" que en Canarias debe existir las tres administraciones aunque consideró que el ahorro se produce cuando se es capaz de "ser austeros". Curbelo aprovechó su intervención para reclamar la necesidad de una Agencia Canaria Tributaria.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Bravo de Laguna, en su intervención también destacó la importancia de los cabildos pero se centro en criticar el "estrangulamiento financiero" de estos al entender que están "insuficientemente dotados" en las transferencias del Gobierno regional. En este sentido, estimó que dicha insuficiencia ha supuesto históricamente para la institución que él representa 130 millones de euros menos.

Asimismo, consideró que aunque se transfieren competencias desde el Gobierno regional, la "trampa" se encuentra en las normas sectoriales, ya que estas hacen que finalmente disminuyan dichas competencias.

REORGANIZAR

Por su parte, la delegada del Gobierno en Canarias, María del Carmen Hernández Bento, que también asistió al foro, señaló que lo que plantea el Estado "es que es necesario", en un contexto de crisis, la "reorganización, la reestructuración y, sobre todo, la racionalización del sector público".

Para la delegada el debate no se encuentra en "si sobra o no ningún" ayuntamiento, sino en cómo ajustar el tamaño de la administración pública. Asimismo, reconoció que en el caso de Canarias en la reforma de la administración "tienen que existir especificidades" y muestra de ello, matizó, es que en el archipiélago existen cabildos, instituciones que no se encuentran en el resto de los territorios.

"Tenemos que iniciar un debate sereno, tranquilo y, desde luego, el último fin debe ser racionalizar la administración pública".

En este foro también se dieron cita los presidentes de los cabildos de El Hierro y La Palma, Alpidio Armas y Guadalupe González, respectivamente, así como los de Lanzarote y Fuerteventura, Pedro San Ginés y Mario Cabrera, respectivamente. Tanto San Ginés como Cabrera han aprovechado el acto para mostrar su postura en contra de las prospecciones petrolíferas.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.