La Guardia Civil ha detenido a dos personas de 38 y 43 años como presuntos autores de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas, lo que ha permitido desmantelar un 'laboratorio' de producción de marihuana en una nave situada en un municipio de la Ribera del Duero, en la provincia de Burgos.

Según han informado fuentes de la Subdelegación del Gobierno en la provincia, en la operación se han intervenido cinco kilogramos de marihuana junto con plantas verdes y una gran cantidad de material para el cuidado de las mismas.

La detención de M.A.G.M, de 43 años; y O.G.M, de 38; se llevó a cabo este jueves, y posteriormente se llevó a cabo el registro en una nave, donde se halló un "importante laboratorio" de producción de esta planta.

La investigación se inició durante el pasado mes de octubre debido al "inusual y elevado número de desplazamientos" hacía un almacén, alejado del núcleo poblacional. Además, llamó la atención que la ocupación de los arrendatarios no tenía que ver con la actividad principal que constaba en la nave.

Se iniciaron una serie de seguimientos y vigilancias discretas que dieron como resultado, la obtención de indicios y pruebas, lo que facilitó la entrada y registro al almacén bajo mandamiento judicial.

Dentro de la nave, en una sala isoterma de 100 metros cuadrados, fue descubierto un laboratorio clandestino con capacidad de producción industrial de marihuana. "Perfectamente preparado", según fuentes policiales, estaba dotado de la instrumentación necesaria para el cultivo, elaboración y preparación de la droga y su posterior distribución y venta.

Las mismas fuentes han destacado la elección de la nave y su discreta situación, "retirada para no levantar sospechas" así como "el impecable, completo y eficaz acondicionamiento, aprovechando la infraestructura propia del almacén para recrear las condiciones de un invernadero". Con estas instalaciones, según los cálculos policiales, se habría podido recolectar cuatro cosechas anuales "generosas en producción y calidad".

La semilla empleada, han añadido, facilita un rápido crecimiento de la planta en condiciones bajo techo. Si bien el tamaño de ésta no es grande, sí lo es el volumen de material obtenido en cada mata, de tamaño mediano pero muy pobladas.

En la operación se han intervenido cinco kilogramos de marihuana ya dispuesta para la distribución, 104 plantas verdes y maduras para producción sistemática, 22 macetas con tallos; tres ventiladores, dos calefactores, 13 transformadores, doce kit de lámparas de alta potencia, diez bombillas de repuesto, dos termómetros, termostatos, temporizadores, así como decenas de metros de cableado para la instalación eléctrica.

Las investigaciones han sido desarrolladas por la Policía Judicial de Aranda de Duero y de Burgos, con el apoyo del Servicio Cinológico y dirigidas por el Juzgado de Instrucción número 1 de Aranda de Duero.

Consulta aquí más noticias de Burgos.