El Grupo Socialista en el Senado ha presentado un escrito en el registro de la cámara reclamando al presidente del Senado, Pío García Escudero, que retire del diario de sesiones las acusaciones vertidas por la senadora del PP Beatriz Jurado sobre que los socialistas se gastaban "el dinero de los parados en cocaína".

Cabe recordar que el pasado miércoles, durante el debate de una moción referida al desempleo juvenil, Jurado preguntó "¿Por qué no les decimos a los jóvenes que el Partido Socialista se gasta el dinero de los parados en cocaína?".

Una vez concluido su turno, el secretario general del Grupo Socialista, José Miguel Camacho, pidió la palabra y reclamó a la senadora 'popular' que retirara estas palabras porque, a su juicio, se trataba de "una acusación gravísima". Cuando volvió a tomar la palabra, Jurado pidió que se añadiera el término 'presuntamente' a su afirmación y puntualizó que "son realidades que todos hemos visto o leído".

El debate suscitó las protestas de varios senadores y García Escudero intermedió diciendo que "cosas peores se han oído en esta cámara", lo que llevó a Camacho a replicar que "se habrán oído cosas muy graves, pero acusar de cometer un delito a un partido político me parece que es gravísimo y pediría a la senadora que o bien lo retira o mi grupo se reserva las acciones que deba acometer".

El presidente de la Cámara alta zanjó la discusión y alegó que "ya ha oído las explicaciones de la senadora Jurado y son ustedes muy libres de hacer lo que quieran". Así las cosas, el Grupo Socialista ha decidido presentar este escrito en el que reclama la retirada de estas acusaciones del diario de sesiones y su anuncio en la próxima sesión plenaria.

Los socialistas consideran que la afirmación de la senadora del PP "fue lisa y llanamente la imputación de una práctica delictiva a todo un colectivo, a todo un partido".

El PSOE argumenta que la imputación no fue retirada y tampoco matizada por la senadora del Grupo Popular, pese a que solicitara que se incluyera el término 'presuntamente' y, en este sentido, aseguran que "ni realmente, ni presuntamente el colectivo de los miembros del Partido Socialista se enfrentan a semejante acusación ni en un juzgado de Andalucía, ni en ningún otro".

Asimismo, ha añadido que "la imputación de un delito, y más si se hace con absoluto desprecio a la verdad de todos conocida, es práctica totalmente alejada de lo que sería un mínimo consenso respecto de lo que se debe entender por cortesía parlamentaria y de respeto al reglamento de la cámara".

El Grupo Socialista entiende que debería haber sido el propio presidente quien tendría que haber invocado la cortesía parlamentaria para obligar a la senadora del PP a retirar sus palabras. "Sin embargo, se limitó a afirmar que cosas peores se había oído anteriormente en el hemiciclo, lo que de facto viene a constituir un respaldo de las manifestaciones de la senadora", lamentan.

De este modo, consideran que ese argumento, "basado en una referencia al pasado vaga e indeterminada y por tanto difícil de rebatir, constituye una evidencia de la pérdida de la imparcialidad, al menos en la gestión de este incidente, del propio presidente de la cámara".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.