El 71 por ciento de los ciudadanos vascos ve "un problema social grave" en los desahucios y seis de cada cien cree que podría estar en riesgo de ser desahuciados en los próximos cinco años. El 88 por ciento está a favor de la paralización de los procesos que afecten a vivienda habitual y el 73 por ciento a favor de la dación en pago, según los datos de un informe realizado por el Gabinete de Prospección Sociológica del Gobierno vasco.

El estudio sobre la situación actual en materia de vivienda se ha realizado en función de las 940 entrevistas telefónicas realizadas entre los días 6 y 7 de febrero. Entre otros asuntos, el informe aborda la problemática de los desahucios y refleja que el 88 por ciento de los encuestados no conoce a nadie que la haya sufrido o vaya a sufrirla, y el 91 por ciento ni percibe riesgo personal de ser desahuciado.

No obstante, los desahucios se consideran "un problema social grave", al que los encuestados le otorgan un nivel de 8,9 en una escala de 0 a 10. El 71 por ciento de los ciudadanos los percibe como "problema social que nos atañen a todos", mientras que sólo dos de cada diez opinan que es un problema privado entre la persona que no puede afrontar la deuda y el banco.

Seis de cada cien personas creen que podrían estar en situación de ser desahuciadas en los próximos cinco años (el 3 por ciento afirma que podría estar en riesgo de ser desahuciadas y otro 3 por ciento que quizás se encuentre en esa situación).

En ese contexto, los encuestados consideran que responsabilidad principal de solucionar este asunto se reparte entre diferentes agentes: el Gobierno central (39%), los bancos (20%), el Gobierno vasco (17%), el Congreso de los Diputados (6%), el Parlamento vasco (3%), las familias o personas endeudadas (2%) y otros agentes (4%).

Las posibles soluciones propuestas por diversos colectivos son, en general, bien recibidas. De esta manera, el 91 dice estar totalmente o bastante de acuerdo en que las viviendas que se queden los bancos por desahucios se utilicen para acoger a familias desahuciadas a cambio de un alquiler social, el 88 por ciento con la paralización de los desahucios que afecten a la vivienda habitual y el 73 por ciento con la dación en pago. En una escala de 0 a 10, el nivel de prioridad otorgado a la reforma de la ley hipotecaría es del 8,8.

Situación actual

En función del estudio, el 67 por ciento de la población vasca vive en una vivienda en propiedad no hipotecada, propia o de sus padres, y el 25% en una vivienda en propiedad con una hipoteca. Sólo el 5% de la población vive en alquiler.

Una de cada cinco personas querría o necesitaría cambiar de vivienda. El motivo principal es que la vivienda actual no se adecua a las necesidades de la familia (45%), seguido de la necesidad de comenzar una "nueva vida" (30%) para independizarse o irse a vivir con la pareja.

Entre los que necesitarían o querrían cambiar de vivienda, el 64 por ciento cree tener pocas o ninguna posibilidad para conseguirlo, mientras que sólo uno de cada cuatro piensa que lo podrá lograr. Tres de cada cuatro desearía esa nueva vivienda en propiedad y una de cada cinco en alquiler.

Entre las personas que prefieren una vivienda en propiedad la razón principal es que lo ven como un método para ahorrar y les da seguridad para la vejez (30%), y la segunda razón que con la compra "por lo menos no tiras el dinero" (23%).

Entre las personas que preferirían una vivienda en alquiler, el motivo más mencionado es el de no tener ingresos suficientes o estables para poder comprarse una vivienda (55%), seguido de no querer hipotecarse en un crédito (25%).

El 88 por ciento de la población no tiene problemas para hacer frente a los gastos de su vivienda, mientras que el 12 por ciento sí que los tiene. En los siguientes doce meses, el 68 por ciento de la población no cree que vaya a tener problemas para afrontar los gastos de la vivienda, mientras que el 19 por ciento piensa que puede que sí los sufra.

Políticas de vivienda

En cuanto a las políticas de vivienda, nueve de cada diez personas entrevistadas se muestra de total o bastante de acuerdo con que el Gobierno vasco ofrezca viviendas protegidas en alquiler en lugar de en propiedad.

De las medidas propuestas para solucionar el tema de la vivienda en general, las dos que más apoyo recaban son fomentar desde las instituciones el alquiler con rentas más baratas (8,6 en una escala de 0 a 10) e impulsar que los dueños de viviendas vacías las pongan en alquiler (7,7).

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.