Mosca
Una mosca posada en una superficie rugosa. Magoexperto / Flickr

Mejorar la higiene de los servicios públicos es el objetivo del Gobierno chino que ha decidido combatir dos de los signos más evidentes de un servicio poco recomendable: el olor y la presencia de moscas, según informa el South China Morning Post.

Por eso, el Ministerio de Salud chino tiene la intención de restringir el número de moscas que hay en cada estancia. El cálculo no es aproximado ni se basa en especulaciones, ni es flexible: el máximo permitido será de tres moscas por metro cuadrado para los baños públicos y de una mosca por metro cuadrado en baños de uso común en otro tipo de instalaciones.

También se controlará la cantidad de agua utilizada El Ministerio de Salud lanzó el proyecto este jueves para sondear a la opinión pública. Una vez que se hagan las modificaciones pertinentes y sea aprobada la ley se aplicará con severidad, han adelantado las autoridades, y las normas no serán simples recomendaciones como las que había hasta ahora.

Además del número de moscas por metro cuadrado, el Gobierno Chino quiere controlar el nivel de olor de los urinarios. Se han creado cuatro categorías: sin olores, olores débiles, olores evidentes y olores fuertes.

Con la nueva normativa, unos aseos con retrete no podrán pasar de olores débiles. El nivel de los olores lo controlarán y medirán las autoridades con equipos especiales.

También se controlará la cantidad de agua utilizada, sobre todo, para garantizar que todas las instalaciones tengan suficiente suministro de agua. Además, el consumo en lavabos se controlará mediante sensores.

En China es especialmente importante la presencia de baños públicos puesto que en muchas viviendas no hay baño privado, por lo que gran parte de la población se ve obligada a utilizarlos.