La entrada de una masa de aire muy frío, que traerá viento y nieve, se extenderá por la Península y Baleares y se prolongará probablemente durante los primeros días de la próxima semana.

El descenso térmico empezó a ser significativo a partir de las últimas horas de este viernes en la mitad norte peninsular, extendiéndose a lo largo del sábado al resto de la Península y a Baleares.

Esta situación de frío intenso se prolongará al menos hasta el miércoles Las áreas más afectadas serán el norte, centro y este de la Península, donde se espera que en amplias zonas las temperaturas máximas no superen los 5 grados centígrados y las mínimas puedan descender por debajo de -5 grados, e incluso por debajo de -10 grados en zonas altas.

La nieve estará presente inicialmente en áreas de montaña de la mitad norte. A lo largo del sábado podrá aparecer también en cotas muy bajas, afectando a amplias zonas de la mitad norte, centro y este de la Península.

A partir del domingo se espera que las precipitaciones en forma de nieve se concentren principalmente en el extremo norte y sistemas montañosos de la mitad norte peninsular, si bien no se puede descartar que de forma ocasional se produzcan en otros puntos del centro y este.

El viento también será significativo durante este episodio, sobre todo el viernes en la mitad sur peninsular, y el sábado y domingo en el norte y este de la Península, esperándose rachas muy fuertes que acentuarán la sensación de frío.

Es muy probable que esta situación meteorológica de frío intenso se prolongue al menos hasta el miércoles día 27.