'Imagine (Psaltery)'
'Salterio', instrumento de cuerda creado por Reyes en 2012 para su proyecto 'Imagine' Pedro Reyes - Courtesy the artist and Lisson Gallery

Los instrumentos musicales hechos de armas de fuego se han convertido en la seña de identidad del mexicano Pedro Reyes (Ciudad de México, 1972).

Tras el éxito de su proyecto Palas por pistolas —en el que transformaba las armas recibidas de donaciones particulares en Culiacán (en el estado de Sinaloa) en palas para plantar árboles—, Reyes contactó con el gobierno de Ciudad Juarez para que le proporcionaran un lote de 6.700 armas ilegales inutilizadas y confiscadas en la localidad fronteriza con los EE UU. Con la ayuda de seis músicos, forjándolas y diseñando las formas para propiciar el sonido, logró la transformación.

La galería Lisson de Londres inaugura el 26 de marzo Disarm (Desarmar), que por primera vez incluye las dos colecciones completas de instrumentos musicales creados a partir de revólveres, escopetas y metralletas. La primera serie, titulada Imagine, es una orquesta de 50 instrumentos, de flautas a tambores, diseñados para ser tocados en vivo. La segunda serie es Disarm, una instalación nunca antes expuesta al público que se compone de instrumentos mecánicos que pueden tocarse a la vez, en vivo o con un programa, usando un ordenador portátil y un teclado midi.

"Objetos de vida"

Recientemente el artista ha colaborado con el músico y productor británico John Coxon (del dúo de música electrónica Spring Heel Jack) para componer y producir un álbum de edición limitada en el que sólo emplean los instrumentos de Imagine. En la fiesta de inauguración de la galería Lisson, tocarán con una banda de seis músicos todas las piezas del disco.

Las armas siguen presentándose como algo sexy"Las armas siguen presentándose como algo sexy (…) puede que no haya actores fumando en la gran pantalla, pero no hay nadie que rechace el papel de un héroe con el gatillo flojo", denuncia el autor.

La exposición es una crítica sociopolítica que busca concienciar al espectador sobre el poder de la industria armamentística y el dolor que las armas han causado antes de convertirse en "objetos de vida". Reyes afronta el proyecto artístico como una acción para promover un cambio real en la sociedad y, aún consciente de que la imagen de un mundo sin armas suena a utopía, aborda ese ideal como un derecho humano y fundamental por el que es necesario luchar.