El ex primer ministro búlgaro, un populista conservador que tira la toalla ante la ira del pueblo

  • El conservador Boiko Borisov conquistó el poder en Bulgaria en 2009, cuando era el político más popular del país.
  • "Nos veremos dentro de dos meses durante las elecciones que ganaremos; así son las reglas de la democracia", dijo el ya ex primer ministro.
  • El presidente de Bulgaria, Rosen Plevneliev, prometió actuar con rapidez para formar un nuevo gobierno o convocar elecciones anticipadas.
El ex primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, muestra su agradecimiento a sus simpatizantes después de que el Parlamento aceptase la dimisión en bloque del Gobierno, en Sofía, Bulgaria.
El ex primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, muestra su agradecimiento a sus simpatizantes después de que el Parlamento aceptase la dimisión en bloque del Gobierno, en Sofía, Bulgaria.
Vassil Donev / EFE

El conservador Boiko Borisov conquistó el poder en Bulgaria en 2009, cuando era el político más popular del país, y a menos de cinco meses de finalizar su mandato se ha visto forzado a tirar la toalla ante la creciente ira de la población más pobre de la Unión Europea.

Sin embargo, la sorpresiva decisión de dimitir con su gabinete en bloque, anunciada este miércoles y sancionada este jueves por el Parlamento búlgaro, parece una jugada pensada para ganar margen de maniobra frente a las próximas elecciones y reconquistar votos perdidos.

"Nos veremos dentro de dos meses durante las elecciones que ganaremos; así son las reglas de la democracia", dijo el ya ex primer ministro ante centenares de seguidores que se acercaron al Parlamento para expresarle su apoyo. Pero las decenas de miles de manifestantes que habían salido a la calle en los días anteriores para protestar por la carestía de la energía llegaron a pedir a gritos la dimisión de Borisov.

Este ex alcalde de Sofía venció, con su partido Ciudadanos para Desarrollo Europeo de Bulgaria (GERB), en las generales pasadas (2009) con más del 39% de los votos, tras una campaña centrada en el ataque a los socialistas. Nacido en 1959 en un suburbio capitalino, Borisov, un ex karateca que nunca ha tenido reparos en emplear un lenguaje directo y callejero, se había forjado una imagen de hombre honesto, comunicativo y trabajador.

Y ello a pesar de que se le atribuían conexiones con el mundo del hampa, el narcotráfico y la delincuencia organizada que siguen sembrando dudas sobre la legalidad de algunas de sus actuaciones en un sistema político afectado de un alto índice de corrupción.

Así las cosas, a principios de 2011 se publicaron en Internet supuestas escuchas telefónicas del primer ministro donde se le oiría ordenar la cancelación de una investigación aduanera contra un hombre de negocios de dudosa reputación que pocos meses después de que éste falleciera en circunstancias misteriosas.

Bajo la gestión de Borisov, las severas medidas de austeridad para mejorar las cifras macroeconómicas del país han empeorado las serias dificultades de los ciudadanos para afrontar los costos elementales de su vida cotidiana. Con un salario medio de 350 euros y de 75 euros las pensiones, la gota que colmó el vaso de la crispación popular y desató hace diez días las protestas callejeras fueron los grandes aumentos en las tarifas de la energía en medio de un crudo invierno.

Entre los logros de su mandato que se apunta con orgullo Borisov, está el haber recibido los fondos europeos que estuvieron congelados durante el anterior gobierno y que le permitieron invertir en importantes proyectos de infraestructuras.

Borisov inició su andadura profesional como bombero, tras graduarse en la Academia Superior del Ministerio de Interior, y más adelante también ejerció como policía y guardaespaldas. Fue precisamente mientras se encargaba de la seguridad del derrocado rey Simeón de Bulgaria cuando en 2001 consiguió un puesto de adjunto del ministro del Interior encargado de combatir el crimen organizado. Ahí comenzó a ganar fama y popularidad.

Elecciones anticipadas lo antes posible

El presidente de Bulgaria, Rosen Plevneliev, prometió actuar con rapidez para formar un nuevo gobierno o convocar elecciones anticipadas, con el fin de que su país salga lo antes posible de la crisis política que atraviesa.

"Las consultas las haré con todos los partidos juntos, a la vez. No por separado, para que no haya dudas sobre compromisos secretos de coaliciones pactadas de forma no transparente", dijo el jefe del Estado después de que el Parlamento aceptara la dimisión en bloque del Gobierno del conservador Boiko Borisov.

En un discurso televisado desde la sede presidencial, Plevneliev confirmó que después de las consultas encargará la formación de un nuevo ejecutivo primero al GERB de Borisov, el partido con mayor número de escaños en el Parlamento (117), luego a los socialistas (40) y al final a cualquier otro partido del Parlamento. De fracasar los tres intentos previstos en la Constitución para formar gobierno se convocarán elecciones anticipadas, agregó.

"Sé que el actual Parlamento ha agotado su popularidad y crédito de confianza pero tenemos que actuar según las leyes. Insto a los partidos a no abandonar su responsabilidad", declaró Plevneliev. Según el Presidente, "si es imposible formar un Ejecutivo con este Parlamento, las elecciones deben tener lugar en la primera fecha posible. Sería lo único justo y responsable hacia los ciudadanos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento