Pere Navarro.
El primer secretario del PSC, Pere Navarro, junto al presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls. ACN

El primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha explicado este jueves sus polémicas declaraciones en las pidió la abdicación del rey en favor del Príncipe de Asturias, al precisar que él quiere la República como "objetivo de futuro", pero que considera que ahora es necesario un nuevo monarca.

La agenda catalana y la española a veces son diferentes "No entiendo por qué se ha armado tanto revuelo, no digo nada que no diga mucha gente. Esta mañana me ha felicitado mucha gente por la calle, tenemos que acercar la política a lo que opinan los ciudadanos", ha dicho en una entrevista en Catalunya Ràdio.

Preguntado por si considera que fue oportuno hacer esta propuesta justo antes de que interviniera en el debate sobre el estado de la nación el líder del PSOE, Alfredo Pérez-Rubalcaba, Navarro se ha limitado a decir que "la agenda catalana y la española a veces son diferentes" y que estimó que su conferencia en la Cámara de Comercio de Barcelona era "un buen escenario" para plantear este asunto.

"Puede que a alguien le haya molestado por la oportunidad del momento, pero no era mi intención tapar el debate del Congreso ni creo que lo haya hecho", ha dicho Navarro, que ha asegurado que no ha hablado de este asunto con la ex ministra de Defensa Carme Chacón, la dirigente más destacada del PSC en el Congreso.

Sobre el polémico asunto, Navarro ha añadido: "Mi republicanismo tendrá que esperar un poco más, el objetivo de futuro es la República, pero ahora necesitamos un nuevo Rey para que se consolide el país y construyamos una España federal".

"Hay que pensar una, dos y tres veces lo que se dice"

Este jueves se han producido algunas reacciones al respecto de las declaraciones del pasado miércoles del dirigente del PSC.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha considerado que es momento para la "responsabilidad política" y para la "estabilidad" de las instituciones, por lo que ha apelado "a todo el mundo" a que se piense "uno, dos y tres veces lo que se dice".

El diputado socialista Alfonso Guerra, por su parte, se ha desvinculado totalmente de la petición de abdicación al rey formulada por Pere Navarro, sobre quien ha afirmado: "no me siento en absoluto representado en esto ni en nada por el señor Navarro".

Por otra parte, el presidente de Ciutadans, Albert Rivera, ha considerado "totalmente inadecuadas" sus palabras, que "sería bueno" que se pusieran de acuerdo con el PSOE y que dijeran "lo mismo algún día".