Las agencias de modelos brasileñas anunciaron el viernes que exigirán un certificado médico antes de contratar a las jóvenes que sueñan con subirse a las pasarelas, tras la muerte de dos modelos por complicaciones resultantes de la anorexia.

Representantes de las principales agencias de modelos del país se reunieron en Sao Paulo para fijar nuevas reglas de contratación y evitar que la repercusión de la muerte de la modelo, Ana Carolina Reston Marcan, de 21 años, dañe la imagen de la profesión.

Reston Marcan falleció el pasado martes en Sao Paulo como consecuencia de problemas derivados de la anorexia nerviosa.

La chica, de 1,74 metros, pesaba cerca de 40 kilos y su organismo estaba muy debilitado debido a que últimamente su dieta alimenticia consistía apenas en la ingestión de manzanas y tomates para no engordar.

Siempre habrá alguna loca que querrá continuar con sus dietas

 Según Eli Hadid, responsable de la agencia "Mega Model", la decisión de pedir certificado médico a las aspirantes a modelo "es una prueba de la buena voluntad de las agencias para resolver un problema social grave".

Hadid agregó que eso no significa que vayan a desaparecer los casos de anorexia entre las modelos "porque siempre habrá alguna loca que querrá continuar" con sus dietas.

Además de Mega Model, que tiene en nómina a las "top models" Ana Hickmann, e Isabeli Fontana, a la reunión también acudieron responsables de agencias como Elite, Marilyn, Ford, MM y L'Equipe, con la cual trabajó últimamente la modelo fallecida.

Las agencias señalaron que además de exigir el certificado médico y exámenes de sangre para cerciorarse del buen estado de salud de las modelos, rechazarán a las jóvenes que se someten a regímenes alimenticios agresivos y les exigirán tener como mínimo la talla 38