El PNV-EA gana pero se aleja más de la mayoría absoluta
. José Simal / efe
La coalición PNV-EA, liderada por el lehendakari Juan J. Ibarretxe, ganó las elecciones autonómicas celebradas ayer en el País Vasco, pero quedó más lejos aún de la mayoría absoluta (38 escaños, de un total de 75), al perder 4 diputados y pasar de 33 a 29. Ello obligará a los nacionalistas a pactar para gobernar, bien con EB-IU, que revalidó sus 3 escaños, bien con el Partido Comunista de la Tierras Vascas (PCTV-EHAK), la nueva formación apoyada por la ilegalizada Batasuna (9 escaños, 2 más que los que tenía Euskal Herritarrok –EH–), bien con el PSE. Aralar consiguió entrar en la Cámara, con un diputado. Como en las generales En cuanto a los llamados partidos constitucionalistas, destaca la subida del PSE de Patxi López (de 13 a 18 escaños) y la fuerte caída del PP de María San Gil (de 19 a 15), en una tendencia que continúa la de las últimas elecciones generales. PSE y PP suman más escaños que el actual tripartito. La participación fue sensiblemente menor a la de 2001 (69% frente a 79%), y todos los partidos perdieron votos, salvo el PSE, que pasó de 253.195 a 272.292. PNV-EA pasó de 604.222 a 463.565 (más de 140.000 votos menos), el PP perdió unos 118.000 sufragios, y EB-IU, casi 14.000. El PCTV logró 7.000 votos más que EH en 2001. ‘Plan Ibarretxe’ Estos resultados suponen un duro golpe para las aspiraciones del lehendakari, que esperaba obtener apoyo electoral para convocar un referéndum sobre su propuesta soberanista, el llamado plan Ibarretxe. Una vez finalizado el escrutinio, Ibarretxe anunció que «mañana mismo [por hoy] llamaré a Zapatero y a los líderes de los partidos vascos para que establezcamos entre todos una hoja de ruta, para esta legislatura y, entre todos, negociar y decidir». El candidato del PSE, Patxi López, destacó que «ha perdido el plan Ibarretxe» y que la sociedad vasca «ha apostado por el cambio». San Gil (PP) lamentó que en el próximo Parlamento vasco vaya a estar una «Batasuna reforzada, debido a la desidia y falta de responsabilidad del presidente José Luis Rodríguez Zapatero» al no ilegalizar el PCTV. Por provincias, PNV-EA ganó en los tres territorios. En Vizcaya logró 11 escaños, por 6 del PSE, 5 del PP, 2 de EHAK y 1 de EB-IU. En Álava, 8 (7 el PSE, 7 el PP, 2 EHAK y 1 IU-EB), y en Guipúzcoa, 10 (el PSE, 6; EHAK, 4; PP, 3; IU-EB, 1 y Aralar, 1).

¿Y ahora qué hará Ibarretxe?

La insuficiente victoria de la coalición nacionalista PNV-EA deja abiertas las opciones para formar Gobierno, que serán en cualquier caso complejas. Éstos son los  escenarios.

Un tripartito inestable: El pacto de PNV-EA con IU-EB (en la anterior legislatura gobernaron con 36 escaños) no es suficiente para conseguir la mayoría absoluta, ni siquiera con el escaño de Aralar, ya que sumarían 33 diputados, cinco por debajo de los 38 de la mayoría absoluta. Ibarretxe necesitaría el apoyo parlamentario del PCTV, los nuevos de Batasuna, para aprobar sus leyes, como ha ocurrido hasta ahora.

Nacionalista, incluyendo a la lista apoyada por Batasuna: Un  Gobierno sólo nacionalista PNV-EA y PCTV es otra de las posibilidades para Juan José Ibarretxe. Este pacto sí le reportaría la mayoría suficiente, no necesitaría a IU. Pero desde algunos sectores se le reprocharía que gobernaba con permiso de ETA.

Pacto con PSE: Incluida IU, sería parecido al Gobierno catalán. Es difícil con las actuales posiciones, ya que el PSE rechaza el Plan Ibarretxe. Pero ya gobernaron juntos en Euskadi hace años.

El PP no entra: Ha perdido cuatro escaños y no entra en ninguna de las posibilidades de Gobierno, ya que la única opción, un bloque constitucionalista con el PSE-PSOE, no es posible por las diferencias entre ambos y porque no suman suficiente.

Votación en medio de la calle

Una mujer de 102 años tuvo que votar en plena calle porque las barreras arquitectónicas de su colegio electoral, en Bilbao, le impedían acceder hasta la sala de votación. Un miembro de la mesa electoral bajó hasta la calle la urna para que la anciana pudiera ejercer su derecho. En Vitoria, un hombre de 81 años que se dirigía a votar junto a su hijo murió por causas naturales poco antes de llegar al colegio. El resto de la jornada electoral estuvo marcada por la normalidad y la falta de incidentes.