Mujeres afganas con burka
Corbacho a favor de prohibir el burka. Syed Jan Sabawoon / EFE

El gobierno holandés respalda la propuesta de la ministra holandesa de Integración, Rita Verdonk, de prohibir el uso del burka en lugares públicos, porque, según ella, puede constituir un peligro para el orden común, los ciudadanos y la seguridad nacional.

Afirman que el burka es contrario a la emancipación de la mujer y dificulta la integración de los musulmanes
El uso del burka, vestimenta tradicional de la mujer musulmana que consiste en un velo tupido que cubre todo el cuerpo y la cara, a excepción de los ojos, podría ser prohibido por ley en Holanda en la calle, las escuelas, los autobuses y trenes así como en los tribunales y edificios públicos.

La ministra holandesa de Integración, Rita Verdonk, fue la primera en impulsar la prohibición del burka en los espacios públicos, al sostener que el velo islámico no es compatible con la sociedad holandesa, ya que es contrario al proceso de emancipación de la mujer y dificulta la integración de los musulmanes.

Si bien en realidad hay muy pocas mujeres musulmanas en Holanda que usen el burka, los grupos contrarios a esta propuesta prohibicionista afirman que, si se llega a aprobar la medida, se estarían violando sus derechos civiles y minando sus libertades individuales.

Aunque esta vez ha sido la ministra holandesa de Integración, Rita Verdonk, ya en 2005 el populista conservador Geert Wilders presentó una moción para prohibir el uso del burka, que recibió el apoyo del parlamento en diciembre de ese año.

La decisión del gobierno de centro derecha holandés de respaldar la propuesta de prohibición del burka se produce pocos días antes de las elecciones en Holanda, previstas para el próximo 22 de noviembre, en las que la inmigración y la integración jugarán un papel relevante en los resultados.