Pegatinas sindicales en la comisaria de Móstoles
Pegatinas sindicales en la comisaria de Móstoles

La Policía Nacional es protagonista de la actualidad política española. Numerosas investigaciones suyas copan el panorama mediático nacional: el caso Urdangarín, los informes policiales de la trama Gürtel contra la ministra Ana Mato y su exmarido; los supuestos informes de la UDEF que investigan la corrupción contra altos cargos de CiU; o la última investigación policial contra la agencia de detectives Método 3 y sus suspuestos dosieres de espionaje a políticos. El listado es largo. Casos que por su importancia son portadas de periódicos, abren los informativos y las páginas web.

Pero la siguiente historia, por su naturaleza, es de las que pasa desapercibida para la opinión pública, pero demuestra que a veces la Policía, o mejor dicho, algunos mandos policiales, utilizan medios y recursos para iniciar investigaciones que muy bien podrían estar incluidas en los cómics de Mortadelo y Filemón.

Todo comienza el pasado 15 de junio, cuando un delegado del sindicato UFP en la comisaría de Móstoles (Madrid), pega en algunos puntos del centro pegatinas contra los recortes del Gobierno, anunciando así la manifestación que han convocado tres sindicatos policiales: el propio UFP, la CEP y el SPP (sindicato de mandos oficiales) para el 27 de octubre de 2012. Tres sindicatos que suman más de 40.000 afiliados.

Los adhesivos se pegaron, por ejemplo, en un columna gris (ver foto) donde también se anunciaba la venta de camisetas de la policía por 10 euros o el anuncio de un alquiler de un piso en Móstoles. Todos, elementos peligrosos y subversivos.

Policía científica

Pues bien, el comisario jefe de Móstoles, el famoso Juan Jesús Sánchez Manzano, jefe de los TEDAX durante el 11-M, acusado de falsear y ocultar pruebas de los atentados (fue absuelto), ordenó abrir una investigación para esclarecer quien había pegado las peligrosos pegatinas.

Dos agentes de la Policía Científica (el CSI español) fueron destinados a este delicada misión. Uno de ellos, según han informado a 20minutos.es fuentes policiales, tuvo que ser apartado de la investigación de un crimen para encontrar al culpable de las pegatinas. Trabajaron durante varios días y realizaron un minucioso informe, al que ha tenido acceso este diario.

Se hizo un informe con 43 fotos para localizar las 74 pegatinas que había en la comisaría En él, se describe el peligroso objeto, una pegatina de 9 centímetros de ancho por 13,5 de alto, con fondo amarillo, localizado en diferentes estancias de las plantas 2, 1, baja y  -1 del edificio. Para ello hicieron un reportaje fotográfico de 43 fotos para localizar las 74 pegatinas que inundaban la comisaría.

No obstante, bastó con mirar las cámaras internas de la comisaría para ver que era el delegado sindical del UFP, que no se ocultó en ningún momento, quien pegaba las pegatinas con total normalidad.

Daños en la comisaría

Los policías de la científica incluyeron en el informe la compleja retirada y limpieza de las pegatinas."Se ha podido comprobar que, debido al fuerte adhesivo que llevan las pegatinas y el escaso grosor del papel de estas, el cual no se encuentra plastificado, la retirada de las mismas presenta dificultad y deja restos sobre las superficies en las que se asienta, haciéndose necesaria la utilización de algún producto y utensilios para su limpieza". Afortunadamente, no hubo heridos en la retirada de las pegatinas.

"La mayoría de las pegatinas están colocadas sobre las columnas que forma parte de la estructura del edificio, por lo que se desconocen las consecuencias de la utilización de los productos y utensilios para su retirada", termina el informe. El comisario Sánchez Manzano quiso acusar al agente de un delito de daños, según las mismas fuentes.

Se ha formado tal revuelo que el tema ha llegado al Consejo de la Policía, órgano donde se reúnen la dirección y los sindicatos. El famoso tema de las pegatinas se tratará el jueves 21 de febrero. El inspector que trató el expediente contra el delegado sindical ha rebajado al asunto a un apercibimiento, que no conlleva la suspensión de empleo y sueldo. De momento, la comisaría sigue en pie, a pesar de que las peligrosas pegatinas estuvieron varios días en las columnas del centro. 

Este diario ha intentado, sin éxito, hablar con el comisario Sánchez Manzano.

Consulta aquí más noticias de Madrid.