La Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal que se dedicaba al tráfico ilícito de drogas en Linares (Jaén) con la detención de diez personas, en el marco de una operación cuyas investigaciones policiales comenzaron a finales del pasado año a raíz de una operación en la que se detuvieron a tres individuos pertenecientes a un clan delictivo. El grupo criminal se organizó nuevamente después de las últimas detenciones, perfeccionando su forma de actuar, desarrollando un perfecto "hipermercado de droga" que los investigadores han conseguido desarticular.

En un comunicado, la Policía Nacional ha indicado que han sido cinco los registros domiciliarios practicados, con la intervención de más de un kilogramo de droga, sustancias para corte, así como diferentes utensilios para el mismo, armas de fuego y un total de diez detenidos, cinco de ellos en prisión, es el resultante final de la denominada 'Operación Poda'.

El clan delictivo, según señala, tenía "contratadas" a tres personas, toxicómanos habituales con gran adicción a las sustancias estupefacientes, aprovechándose de manera indigna y delictiva de su situación. Una de ellas, presuntamente era la encargada de la realización de venta o dispensación de droga a los clientes o compradores que se desplazaban a una de las viviendas del clan, así como su almacenaje y receptación de objetos robados que se intercambiaban por cocaína.

Una segunda realizaba tareas de acompañamiento y protección del tercero. Los tres convivían en precarias condiciones, siendo observados y controlados por el clan dirigente, que inducía a estas personas a ser la cara visible del tráfico de drogas, eludiendo de esta manera su identificación y la acción policial.

La compleja y difícil investigación policial puso de manifiesto que existía un punto de reciente actividad, desde principios del mes de enero, que estaba dedicado a "fumadero o narcosala", con la intención de evitar las diferentes aprehensiones por parte de la policía de la droga que adquirían los drogodependientes.

La organización había articulado otros puntos de ventas lejos de la zona de este domicilio, con la intención de distraer a los investigadores. A dichos puntos negros se dirigían asiduamente los consumidores de una forma discreta, para adquirir sus dosis y consumirlas directamente en las "narcosalas", algunos acompañados de menores de corta edad.

En otras viviendas, según precisa, "se elaboraba, pesaba y cortaba la droga para su rápida venta en formato de papelina o postura, dispuesta perfectamente en bolsitas individuales pesadas y termo selladas".

Sin embargo, debido al constante acoso policial, el clan aprendió y perfeccionó su 'modus operandi', pues el grueso de la sustancia estupefaciente estaba distribuido en diferentes puntos, sin llegar a tener una gran cantidad, con el fin de justificar un autoconsumo y aminorar las pérdidas ante una posible acción policial.

Con la 'Operación Poda', se han desarticulado cinco puntos de venta de droga en la ciudad de Linares, intervenidas más de un kilogramo de sustancias estupefacientes y la detención de diez personas que fueron puestas a disposición de la Autoridad Judicial, la cual decretó el ingreso en prisión de cinco de ellas.

En la operación policial han intervenido funcionarios de la Brigada Local de Policía Judicial, Policía Científica y Seguridad Ciudadana de Linares, Brigada Provincial de Policía Científica de Jaén y dos subgrupos de la U.I.P. y Guías Caninos de la Jefatura Superior de Andalucía Oriental.

Consulta aquí más noticias de Jaén.