Las líneas estratégicas en materia de investigación y sus objetivos a largo plazo han centrado la jornada de trabajo de los investigadores de la Universidad Loyola Andalucía que ha tenido lugar en su campus de Palmas Altas y que ha sido dirigida por Carlos García Alonso, vicerrector de Investigación de la universidad jesuita.

En una nota, Loyola indica que la Universidad Loyola Andalucía, que aspira a convertirse en una 'Doctoral Research University', está centrada en "el incremento de la producción científica basada en artículos publicados en las mejores revistas indexadas, la colaboración de sus investigadores con sus homólogos de otros centros del mundo y la participación en proyectos de investigación nacionales e internacionales", según ha explicado el vicerrector Carlos García, para quien estas acciones son "claves" cara a obtener la calificación prevista.

Esta calificación a la que sólo acceden las universidades con mayor actividad investigadora del mundo, es una de las máximas prioridades de la Universidad Loyola Andalucía, remarcada en su identidad y proyecto.

En ese sentido, destaca que la institución dispone ya de un centenar de investigadores —y con un calendario de nuevas contrataciones— trabajando en diversos proyectos, incluyendo al personal docente-investigador de la Universidad, el Instituto Mixto Loyola-Abengoa Research, el Instituto Internacional de Políticas Sociales y Sanitarias, los ayudantes de investigación y los investigadores de la Fundación ETEA para la Cooperación y el Desarrollo.

Líneas de investigación

Algunas estas líneas han sido expuestas por sus protagonistas y responsables, los decanos adjuntos de las Facultades de Ciencias Jurídicas, Sociales y de la Educación, Juan Antonio Carrillo y Javier Nó, respectivamente, así como por la coordinadora del Instituto Mixto Loyola-Abengoa Research, Pilar Navarro.

Juan Antonio Carrillo, decano adjunto del área de Derecho, ha detallado que el trabajo de investigación se articulará en torno a dos ramas principales, esto es, globalización, sostenibilidad ambiental y energética; y sociedad del conocimiento y articulación social.

De estas dos líneas, según Carrillo, emanan otras líneas secundarias y transversales que contemplan el estudio de materias como la sociedad del conocimiento y privacidad, las TIC y propiedades especiales (industrial/intelectual), el cambio climático, el mercado de trabajo y las políticas de empleo, las políticas sociales y de igualdad, la economía social o el Derecho comparado y global.

Por su parte, Javier Nó, responsable de Comunicación y Educación, ha presentado la línea Information Communication Technology for Hapiness, con la intención de avanzar en la investigación para la intervención en los procesos de comunicación y educación que emergen o se potencian en el contexto digital y que favorecen la felicidad de las personas.

Finalmente, Pilar Navarro, coordinadora del Instituto Mixto Loyola-Abengoa y que realiza una notable labor en la investigación en sostenibilidad y energía renovables, ha destacado la importancia del Instituto "como canal de investigación entre la Universidad y la empresa, y como cantera para la formación profesional del alumnado".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.