El consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, ha señalado este martes que uno de los objetivos de la nueva norma de calidad del ibérico es hacer más sencillo el etiquetado y más sujeto a inspecciones, tras conocerse que el servicio de inspección de la Junta de Andalucía ha detectado un 35 por ciento de fraude en la venta de ibérico en 93 actuaciones.

En declaraciones a los periodistas antes de mantener una reunión con las organizaciones agrarias y Faeca, el consejero ha apuntado que, además, el objetivo principal es proteger el producto de referencia que no es otro que el ibérico puro.

La Secretaría General de Consumo, dependiente de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales, ha detectado, a través de una inspección realizada entre diciembre de 2012 y febrero de 2013, un fraude del 35 por ciento en las ventas de productos ibéricos analizadas, frente al 58 por ciento que se registró durante otras inspecciones realizadas en 2011.

Así lo ha indicado este miércoles la secretaria general de Consumo, Dolores Muñoz, a preguntas de los periodistas, tras participar en la firma de un convenio de colaboración entre la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales y la Consejería de Turismo y Comercio.

El control se ejecutó en las dependencias de venta y, para cuando fue necesario, se comprobó que la temperatura de los mostradores y las vitrinas fuese la adecuada. Los productos cárnicos que fueron controlados durante el desarrollo de la campaña fueron carnes frescas, jamón, paleta y caña de lomo, incluyéndose las denominaciones de lomo embuchado y lomo. Si bien, no se han analizado muestras.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.