El presidente del Parlamento andaluz, Manuel Gracia, ha asegurado este martes que, "de entrada, no rechaza" la Ley de Acción Exterior, a pesar de que "en Andalucía no ha habido nunca especial problema" respecto a las distintas visitas internacionales llevadas a cabo. No obstante, ha apelado a un "equilibrio" entre las competencias del Estado exclusivas en materia de acción exterior y "el interés legítimo que tiene una comunidad".

En rueda de prensa celebrada en la Diputación de Jaén, Gracia ha destacado que la Junta, por lo que le consta, y tras recordar que ha "participado en alguna ocasión cuando era portavoz de la Comisión de Economía y Hacienda en alguna visita internacional del Parlamento, siempre ha actuado de la mano del Ministerio de Asuntos Exteriores, de nuestros servicios diplomáticos y de los servicios de Comercio Exterior".

Asimismo, Gracia se ha referido al "interés legítimo que tiene una comunidad como Andalucía en materias como pueden ser la Política Agraria Común (PAC) y las decisiones que se tomen en Bruselas". Así, al presidente del Parlamento andaluz le parece importante "que Andalucía tenga la oportunidad de estar presente en los mecanismos de pasillos en los que se negocian muchas pequeñas cosas del día a día de una negociación".

De esta manera, le parece "legítimo" el cambio en materia de relaciones internacionales planteado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, el cuál, a su parecer, va encaminado a conseguir una "fórmula de equilibrio" entre administraciones. "No me preocupa tanto que haya más o menos representación en el exterior de las comunidades siempre que se haga de manera ordenada y coordinada", ha dicho.

Protagonismo de españa

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, explicaba este lunes, en cuanto a la Ley de Acción Exterior, que el mundo "ha cambiado enormemente" en los últimos 50 o 60 años y ahora el protagonismo internacional de España es "mucho mayor", además de que se ha incrementado la cantidad de actores que se proyectan hacia el exterior y el crecimiento de la economía nacional depende de los "éxitos" que se logren fuera.

El problema es que existe un cuadro normativo "realmente obsoleto", ha apuntado el ministro antes de recordar que el reglamento de la carrera diplomática se aprobó en 1955. "Hay que adaptar la normativa a la realidad del mundo", ha añadido.

Puesto que son "muchísimos" los actores, las actuaciones y los instrumentos disponibles para potenciar la marca España, García-Margallo ha abogado por "poner orden para que no haya esta dispersión de esfuerzos" en esta "auténtica cacofonía que difumina la imagen de España y perjudica nuestros progresos fuera".

Si bien ha afirmado que las comunidades autónomas tienen "el derecho y probablemente el deber de proyectarse fuera", ha matizado que es algo que se debe hacer "de una forma ordenada". Con ese fin y con el de "no desperdiciar esfuerzos" y "crear sinergias para ahorrar dinero", el Gobierno central ofrece que la red de servicio exterior de España esté también "al servicio de las comunidades autónomas", ha explicado.

"Las comunidades autónomas están viendo ya el resultado y muchas ya se han incorporado", ha señalado. Aun así, han surgido "reticencias corporativas" que el ministro atribuye a que "cuanto más profundo es el cambio, despierta una inquietud y una resistencia mayor de algunos intereses creados", ha agregado.

Consulta aquí más noticias de Jaén.