El conseller de Educación, Cultura y Universidades, Rafael Bosch, ha hecho hincapié este martes en el cambio realizado por el Govern en el modelo de formación para desempleados, que ha permitido que tras la realización del 85 por ciento de los cursos que se imparten los alumnos reciban un certificado de profesionalidad.

Durante una interpelación parlamentaria, Bosch también ha remarcado que los cursos se diseñan en base a la información que aportan los sectores productivos de la comunidad, con lo que versan sobre los empleos que presentan una mayor empleabilidad.

Asimismo, ha destacado que el Govern está trabajando para que los empresarios ofrezcan contratos de formación a los desempleados jóvenes para que, así, puedan obtener experiencia laboral. "La apuesta es el contrato de formación, permitir que el joven se forme en la empresa y esta formación dual acabe con una certificación", ha explicado.

El conseller ha indicado que el 88,7 por ciento de los usuarios de estos cursos ha mostrado su satisfacción ante este cambio en el modelo de formación. Ahora, ha dicho, se debe "convencer" a los empresarios de que "la formación es rentable".

Por su parte, la parlamentaria socialista Joana Barceló, ha criticado que el Ejecutivo liderado por José Ramón Bauzá sea "incapaz" de llevar a cabo cualquier tipo "y de marcar objetivos compartidos para ponernos a trabajar".

La diputada también ha lamentado que en solo dos años haya descendido un 50 por ciento los recursos destinados por el Govern a luchar contra el desempleo, cuando éste es el principal problema para la ciudadanía de la comunidad. "La situación es un verdadero drama social".