El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha asegurado que le "desconcierta" y le produce "mucha desazón" el supuesto desvío de fondos de los dueños de B3 a paraísos fiscales con motivo de la operación de compraventa de la fábrica camarguesa realizada en 2008.

Así lo ha manifestado este martes Diego, a preguntas de la prensa, tras conocerse que el informe de los administradores concursales de B3 culpa a los antiguos dueños británicos de desviar más de seis millones de euros a una sociedad de la que también eran socios.

Aunque pedirá "información al respecto" a los administradores concursales, Diego ha indicado que eso "no es la parte" que le "debe preocupar".

Así, el presidente regional ha destacado que lo que le "preocupa" de B3 Cable es "la búsqueda de futuro" de la empresa, para lo que se ha puesto "personalmente", así como al Ejecutivo cántabro, a disposición de las administradores, ha dicho.

Y es que, en estos momentos, Diego quiere "conseguir la mejor solución posible" para la situación que atraviesa B3 Cable. "La búsqueda de una sociedad que adquiera ese bien y que siga operando", ha apostillado.

En este sentido, el presidente ha manifestado que la empresa tiene "futuro, posibilidades y buenos clientes para los que ha venido trabajando con plena satisfacción".

Diego ha hecho estas declaraciones tras visitar la empresa CIC del Parque Científico y Tecnológico de Cantabria (PCTCAN).

Consulta aquí más noticias de Cantabria.