El exconsejero de Cultura del Principado de Asturias, José Luis Iglesias Riopedre, en libertad bajo fianza e imputado en el caso 'Marea' se ha declarado este martes inocente leyendo una declaración escrita y posteriormente se ha acogido a su derecho constitucional para no declarar. De esta forma no ha respondido a ninguna de las preguntas que le han realizado los distintos grupos parlamentarios.

Riopedre ha comparecido este martes en la primera de las comparecencias de la comisión de investigación del caso 'Marea', la presunta trama de corrupción en la contratación pública que afectó a la anterior etapa de gobierno socialista en Asturias. La comparecencia no ha llegado a durar ni 20 minutos.

El exdirigente regional ha comparecido acompañado de su abogado, Sergio Herrero, quien, según ha señalado Riopedre ha sido el que le ha aconsejado no responder a las preguntas.

En su exposición inicial, Riopedre ha expresado su "negativa tajante" a que haya cometido ningún tipo de acto de corrupción y ha recordado que, a pesar de estar imputado, todavía no ha recibido ninguna acusación concreta.

"Reivindico mi inocencia sobre los delitos que se me imputan", ha comentado en segundo lugar, leyendo un documento escrito de espaldas al lugar donde se encuentran los medios de comunicación. Riopedre ha negado haber recibido ingreso alguno aparte d ellos que ha declarado y ha recordado que la cuenta bancaria que se le embargó ascendía a tan sólo 1.300 euros.

"Niego haber dispensado trato de favor alguno a cualquier empresa", ha añadido, y ha comentado que él no encargaba los trabajos a las compañías, dado qu esta era una labor que correspondía a la secretaría general técnica. "No tenía conocimiento previo", ha apuntado, señalando que él sólo conocía las adjudicaciones tras la propuesta de la secretaría y que era material homologado, tras el correspondiente concurso de la Consejería de Economía.

Sobre las empresas Igrafo y Almacenes Pumarín, cuyos responsables también están imputados, Riopedre ha dicho que eran contratistas "antiguos y habituales" del Principado. Ha afirmado que él nunca observó ilegalidad alguna y que no favoreció a nadie. "Si hubo irregularidad, no la conocí", ha señalado.

Por último, ha admitido que pudo cometer "errores", sobre todo al realizar determinadas "expresiones coloquiales". Pero ha insistido en que nunca ha favorecido a nadie ni percibido un euro por hacerlo.

A partir de este punto, Riopedre se ha acogido a su derecho de no declarar, aconsejado por su abogado. A pesar de todo, el presidente de la comisión y diputado de UPyD, Ignacio Prendes, realizó una batería de preguntas que obtuvieron como respuesta el silencio. IU trasladó las suyas para que constasen en acta.

Foro no hizo preguntas, dado que, al estar imputado, las responsabilidades políticas se derivarían del correspondiente procedimiento penal, actualmente en curso. PP y PSOE renunciaron a formular preguntas.

En vista del silencio de Riopedre, Prendes dio por finalizada la sesión de la comparecencia de Riopedre. El exconsejero se puso rápidamente el abrigo con el que llegó y abandonó rápidamente la sala y el edificio de la Junta General del Principado, acompañado de su abogado.

Consulta aquí más noticias de Asturias.