Madre e hija
Una imagen de archivo que muestra a una mujer y su hija mientras pasean. GTRES

El Gobierno turco se ha propuesto "recuperar" a un niño que, tras perder la madre turca su custodia, fue entregado al cuidado de una pareja lesbiana en Holanda, informó este martes el viceprimer ministro de Turquía, Bekir Bozdag.

"No queremos que entreguen a los niños de familias turcas a familias homosexuales, lesbianas, pero ellos (en referencia a las autoridades europeas) no muestran respeto a las sensibilidades de nuestros ciudadanos", criticó Bozdag en unas declaraciones a la cadena pública TRT.

El político aseguró que había dado orden de contactar con el Gobierno holandés para iniciar un posible proceso de recuperación de Yunus, después de que la prensa turca aireara el caso de este niño que hoy tiene 9 años y que fue acogido en una familia lesbiana holandesa cuando era un bebé.

El bebé fue entregado en custodia por sospechas de maltrato Según relata el diario turco Hürriyet, la madre, Nurgül Azeroglu, que había emigrado a los Países Bajos, perdió la custodia de sus tres hijos en 2004, cuando Yunus apenas contaba 6 meses.

La causa de la decisión de las autoridades holandesas serían, de acuerdo con la prensa de ese país, sospechas de maltrato tras presentar Yunus serias heridas que la madre atribuyó a que se había caído de la cuna.

Fuentes de la familia explicaron al diario que un recurso al retiro de la custodia fue rechazado porque la madre no hablaba holandés, aunque más tarde, los dos hermanos mayores volvieron a reunirse con sus progenitores.

Bozdag señaló que el Gobierno turco ofrecerá apoyo legal a la familia en el marco de la atención a los derechos de los ciudadanos turcos residentes en el extranjero.

La semana pasada, la comisión de Derechos Humanos del Parlamento de Turquía criticó que más de 5.000 niños de origen turco crezcan en familias "cristianas" en Europa, y aseguró que había detectado tres casos en los que esas familias de acogida eran homosexuales.

El primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, había calificado en 2008 de "crimen contra la humanidad" la "asimilación" de familias inmigrantes turcas en Alemania, y abogó por una integración en la sociedad alemana que no suponga la asimilación.