Proceso de paz con las FARC
De izquierda a derecha, la guerrillera holandesa de las FARC, Tanja Nijmeijer, junto a Rodrigo Granda y Luciano Marín Arango, el  jueves 29 de noviembre de 2012, en La Habana (Cuba), al finalizar el primer ciclo de conversaciones directas entre el Gobierno de Colombia y las FARC en Cuba. EFE/Alejandro Ernesto

El Gobierno de Colombia y las FARC reanudaron este lunes en La Habana su diálogo de paz, centrado aún en la cuestión agraria, con nuevas propuestas de la guerrilla, que ahora plantea "garantizar la soberanía alimentaria" de la población colombiana.

Los negociadores del presidente Juan Manuel Santos y del grupo insurgente vuelven a las conversaciones después de una semana de receso que ha estado marcada por el operativo de liberación de los dos soldados y el policía secuestrados por este grupo guerrillero a finales de enero.

Este ha sido el primer proceso de liberaciones que se produce desde que los rebeldes y el Gobierno comenzaron a negociar para intentar poner fin al conflicto armado que padece Colombia desde hace casi medio siglo.

Los delegados de Santos han vuelto a La Habana conscientes de que el diálogo se desarrolla "en medio de dificultades de orden público" en Colombia, firmes en su posición de rechazar un alto el fuego bilateral y con la voluntad de "mantener la celeridad en las conversaciones, según dijo el domingo Humberto de la Calle, exvicepresidente y jefe de los negociadores gubernamentales.

Los diálogos de La Habana, que formalmente comenzaron el 19 de noviembre de 2012, continúan centrados en el primer punto de la agenda pactada para las conversaciones: el problema de la tierra, un complejo asunto que figura en el origen del conflicto colombiano.

Como lleva haciendo desde hace varias semanas, la delegación de las FARC inauguró esta ronda de diálogo presentando una nueva serie de propuestas relacionadas con ese punto, en este caso para "garantizar la soberanía alimentaria y el buen vivir de la población".

Alimentación como derecho

En ese nuevo documento, la guerrilla reclama la "constitucionalización" de la soberanía alimentaria y el reconocimiento de la alimentación como un derecho fundamental.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia también abogan por considerar "política prioritaria" la erradicación del hambre y la desnutrición y plantean crear un "Programa Especial de Hambre Cero" que esté dotado con fondos equivalentes al 1% del PIB colombiano "provenientes de la reducción del actual gasto en seguridad y defensa".

En declaraciones a los medios en La Habana, el número dos de la guerrilla y jefe de los negociadores de las FARC, Luciano Marín Arango (alias "Iván Márquez") reiteró que el grupo insurgente afronta este nuevo ciclo de diálogo desde "el optimismo".

Los colombianos desconfían

La mayoría de los colombianos considera que su país va "por mal camino" y el 46,6 % desaprueba la gestión del presidente Juan Manuel Santos, a quien no votaría el 87,7 % si se presentara a la reelección, mientras que tres cuartas partes no creen que las FARC deseen la paz, según un sondeo divulgado este lunes.

El 67,34 % no cree en que estas negociaciones permitirán alcanzar la paz

El 51,09 % de los encuestados opinaron que Colombia va "por mal camino", mientras que el 38,93 % consideró que está bien encaminado.

Sobre el proceso de paz, los colombianos expresaron su pesimismo, pues un 52,87 % desaprobó la forma en que el presidente Santos y su equipo gestionan los diálogos de paz.

El 67,34 % no cree en que estas negociaciones permitirán alcanzar la paz, frente al 20,25 % que expresó su confianza en el diálogo, que empezó el pasado mes de noviembre y del que hoy se reanuda su sexto ciclo.

Además, el 76,70 % considera que las FARC "no tienen intenciones legítimas de llegar a un acuerdo de paz".