Catálogo de cuadernos
Captura de un catálogo de cuadernos. 20MINUTOS.ES

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ha impuesto una multa de unos 9 millones de euros a tres de los principales fabricates españoles de libretas, blocs, cuadernos, sobres y otros productos de papel para uso escolar. Tal como consta en la nota recién hecha pública, el regulador dictamina sanciones de 3,5 millones para Unipapel (actualmente se llama Adveo Group), de 1,3 millones a Pacsa (y a su matriz, Manufacturas Tompla) y de 4,2 millones a Enri por "repartirse el mercado español de manipulado de papel entre los años 1995 y 2010".

La existencia de este cártel se conoce gracias a que una de ellas, Unipapel, delató al resto En un extenso expediente, la CNC acredita y demuestra cómo estas tres empresas fijaban los precios mínimos de los productos básicos, así como los incrementos anuales de precios que había que aplicar. "El acuerdo partía del mantenimiento del respeto mutuo a los grandes clientes, en su mayoría de la gran distribución, y el establecimiento de unos precios mínimos (...) en general antes de la operación denominada Vuelta al Cole", explican.

La CNC ha podido conocer la existencia de este cártel debido a que una de las compañías que lo formaba (Unipapel) reconoció y denunció el amaño ante la comisión. Gracias a esta delación, Unipapel ha podido acogerse al llamado "programa de clemencia", lo que le exime del pago de su multa. También se aplican sendos recortes del 35% en la sanción de Pacsa-Manufacturas Tompla.

Una denuncia que comenzó en 2010

La investigación comenzó en septiembre de 2010, cuando la empresa Unipapel presentó un escrito para acogerse al programa de exención de sanciones. Tras la aportación de todo tipo de documentación confidencial por parte de Unipapel, las autoridades de Competencia inspeccionaron in situ las sedes de Enri y Pacsa para encontrar más documentos que probaran la comisión de conductas anticompetitivas entre estas tres entidades.

Este mercado supone un negocio de entre 50 y 60 millones anuales El mercado español de manipulado de papel supone un negocio que genera entre 50 y 60 millones de euros anuales, según Competencia. En este contexto, las tres compañías que acordaban precios mantenían cuotas de mercado de entre el 50% y el 80%, según las zonas. Las dos vías de comercialización de estos productos era la mayorista (más poder de negociación) y la minorista, que debido a su "atomización" cuenta con menor poder negociador.

Las libretas, blocs, cuadernos y folios están "estrechamente ligados al sector de la educación", explica la CNC, por lo que los mayores picos de demanda coinciden con las fechas incluidas en la "vuelta al cole", en los meses de agosto y septiembre. Era precisamente en este contexto donde a las tres mayores empresas del sector les interesó, durante al menos 18 años, acordar precios y no competir entre ellas.

Reuniones "irregulares"

"Las empresas citadas mantuvieron contactos entre ellas a lo largo de los años en que se mantuvo el cártel iniciándose los mismos en el año 1995 y finalizando en septiembre de 2010. Los contactos entre las empresas participantes en los acuerdos se realizaban fundamentalmente por vía telefónica", señala el expediente de la Comisión Nacional de Competencia, que añade que dichas reuniones eran irregulares y estaban protagonizadas por altos directivos de las compañías.

Parte del acuerdo consistía en que ninguna de las grandes empresas "tocaba" los grandes clientes de su rival. Estas cuotas se basaron en la situación inicial de mercado registrada en 1995, y se reprodujo en los años restantes. Así, Enri mantuvo entre sus clientes "tradicionales" a Carrefour y Alcampo, mientras que Unipapel hizo lo propio con Hipercor y Makro, entre otras.