Oso Polar
Los osos polares de Hudson, en Canadá, se redujeron en 20 años un 22%.

El calentamiento global provoca efectos negativos en la supervivencia de los osos polares.

Desde 1984 la población de osos polares se ha reducido en un 22% en la bahía Hudson

Esa es la conclusión, por primera vez basada en evidencias científicas, a la que han llegado un grupo de investigadores norteamericanos tras el trabajo de campo en la Bahía de Hudson, al noroeste de Canadá.

Eric Regehr, zoólogo y experto del Centro de Investigaciones Geológicas de EEUU (USGS), ha empleado dos años en una investigación conjunta con científicos canadienses.

"Los datos demuestran una relación directa entre las capas de hielo cada vez más finas como efecto del calentamiento global y la supervivencia de los osos de Hudson Bay, cada vez menores", según Regehr en declaraciones recogidas por la revista de la Universidad de Wyoming.

El Servicio de Vida Salvaje de Canadá afirma que la población de osos polares ha descendido en un 22% por el calentamiento global, de 1.194 en 1987 a 935 en 2004.

La intervención del hombre también puede contar

Aunque los científicos no han podido determinar el grado de culpa que tiene la intervención humana en este dato sí hay evidencias de que la reducción del hielo en la bahía ha tenido mucho que ver en el descenso del número de animales.

Según las investigaciones de Regehr y George Durner, que ha trabajado durante 14 años en investigaciones relacionadas con los osos polares, no se han encontrado las mismas pruebas en los osos que habitan Alaska, en EEUU.