Carmen de Mairena
Carmen de Mairena Archivo
"Hola corazones, en el coño tengo flores", " Yo tengo mucho talante, tanto por detrás como por delante", "Yo de Dinio no opino, a mi sólo me importa el pepino", son sólo algunos de los gritos de guerra más reproducibles, de la inefable Carmen de Mairena, famosa por su ronca verborrea y por haberse encadenado a una columna para poder entrar en Hotel Glam.

Su biografía es confusa, y su filmografía incluye títulos como Todo lo sólido, (2001) ; Soy puta y mi coño lo disfruta, y FBI (2004). Aunque a algunos les pueda parecer increíble, Carmen/Miguel figura en la base de datos más importante del mundo del cine, IMDB.

Personaje favorito del explotafrikis Javier Cárdenas , su vídeo con un electricista la hizo mundialmente famosa en la web. Detenida en la macrooperación contra la prostitución en el Raval, la cárcel no es algo nuevo para ella. Carmen firma haber sido reprimida durante la época franquista. Fue detenida en varias ocasiones por ser homosexual. Algo muy común en los años de la dictadura.

Nacida en Barcelona en 1933, hija de aragonés y catalana, comenzó su carrera artística a los 16 años. Trabajó en locales como el Copacabana, la sala Ambosmundos y el Café Nuevo, y alcanzó pronto cierta fama en el ambiente barcelonés como travesti de tronío. También ejerció de extra cinematográfica en alguna película de la productora de Iquino.

A finales de los noventa vivió el apogeo del éxito televisivo de los frikis en las televisiones. Pero el género cutrelux se quemó rápidamente. Del amplio elenco de "superestrellas" como Toni Genil, Paco Porras, Pozi, sólo Tamara, ahora reconvertida en Yurena, consiguió una cierta estabilidad económica.

Las altas comisiones que se llevaban los representantes, la racanería de las productoras y la nula capacidad para negociar de estos personajes, tuvieron la culpa.

Juguete roto de las televisiones, Carmen de Mairena ha sido detenida por alquilar habitaciones a las prostitutas. Es probable que su caché televisivo aumente a partir de ahora. Eso sí, no piensa gastárselo en operaciones de cambio de sexo.  A su edad, no es partidaria ya de hacerlo.