Un acto con la prensa en un hospital de Tarragona.
Un acto con la prensa en un hospital de Tarragona. ACN

El Catsalut, el servicio catalán de salud pública, a través de su aseguradora, indemnizará con más de 800.000 euros a una paciente de 58 años a la que se tuvieron que amputar los dedos de sus cuatro extremidades a raíz de una negligencia en una operación para extirparle unas piedras en la vesícula.

En rueda de prensa, la presidenta de la asociación Defensor del Paciente, Carmen Flores, ha presentado este miércoles en Barcelona este caso de negligencia médica que han llevado sus servicios jurídicos y otro que está pendiente de juicio, en el que se reclaman 1,3 millones al Departamento de Salud de la Generalitat por el caso de una mujer que también sufrió amputaciones debido a otro presunto error médico.

Grave situación por los recortes en Sanidad

Flores considera que ambos casos ilustran la grave situación en que, debido a los recortes, se encuentra la sanidad española, un servicio que, en su opinión, "era la envidia del mundo", pero que ahora está "en la cola".

En el primero de los casos, los servicios jurídicos del Defensor del Paciente han alcanzado un acuerdo extrajudicial con la aseguradora del Catsalut por el que esta entidad pagará 800.000 euros a una paciente por la amputación de los dedos de sus cuatro extremidades por una negligencia en el Hospital Santa Tecla de Tarragona.

La presidenta de la asociación Defensor del Paciente cree que la sanidad española está a la cola

La negligencia se produjo en una intervención a que fue sometida la paciente en julio de 2011 para extirparle unas piedras en la vesícula en la que, por error, se le perforó una víscera.

Debido a un deficiente seguimiento médico y a un retraso en su ingreso en la UCI, la mujer sufrió un proceso infeccioso en el que, para salvarle la vida, se le tuvo que administrar noradrenalina en dosis elevadas. Las complicaciones del proceso infeccioso exigieron finalmente la amputación de los dedos de pies y manos a la paciente, que ahora necesita ayuda permanente de una tercera persona para las actividades de la vida diaria.

Segundo juicio en mayo

El segundo caso presentado este miércoles por el Defensor del Paciente está a la espera de juicio para el próximo mes de mayo, en el que se debe resolver sobre la indemnización de 1,3 millones de euros que reclama una paciente a la que se han amputado las cuatro extremidades por una supuesta negligencia en una operación.

Los servicios jurídicos del Defensor del Paciente han puesto este caso como ejemplo de las limitaciones que las tasas judiciales aprobadas por el Gobierno comportarán para el acceso de los ciudadanos a los tribunales. Si la demanda, que se presentó hace meses, se interpusiera ahora, la paciente tendría que pagar en concepto de tasas judiciales 6.500 euros dada la cuantía de la reclamación que plantea, a lo que se sumarían las costas del juicio en caso de perder el pleito.

Dada de alta y derivada a otro hospital

La mujer ingresó en un hospital el 16 de noviembre de 2010 con un cuadro de dolor abdominal de tipo cólico, pero en la radiografía que se le practicó el médico -errónamente, según su letrada Matilde Barrabés- no advirtió que tenía un cálculo en la vía urinaria y le dio el alta. El cálculo desencadenó en una sepsis de origen urinario hasta llegar a un shock séptico, por lo que regresó al centro hospitalario, que retrasó su ingreso en la UCI sin practicarle ecografía ni prescribirle un cambio de antibióticos, añade la demanda presentada. Al día siguiente, la mujer fue derivada a otro hospital en situación de fallo multiorgánico y, tras ser intervenida quirúrgicamente, ingresó en la UCI con una insuficiencia renal y hepática y una isquemia que derivó en la amputación de las cuatro extremidades.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.