Bruselas pedirá pruebas de ADN de la carne de vacuno a países de la UE tras detectarse caballo

El vicepresidente de la CE y responsable de Industria, Antonio Tajani, ofrece una rueda de prensa sobre el escándalo de la carne de caballo en la sede de la Comisión Europea en Bruselas (Bélgica).
El vicepresidente de la CE y responsable de Industria, Antonio Tajani, ofrece una rueda de prensa sobre el escándalo de la carne de caballo en la sede de la Comisión Europea en Bruselas (Bélgica).
EFE/ Julien Warnand

La Comisión Europea propuso este miércoles exigir a todos los Estados miembros de la Unión Europea (UE) que efectúen pruebas de ADN de productos elaborados en base a carne de vacuno, en respuesta al escándalo de la carne de caballo encontrada en platos preparados y hamburguesas etiquetados como vacuno.

El comisario europeo de Salud y Política de Consumo, Tonio Borg, dijo que habrá dos series de pruebas, la primera sobre el ADN en carne de vacuno y la segunda para ver si hay fenilbutazona en la carne de caballo.

Los controles, que costarán unos tres millones de euros en toda la UE y de los que Bruselas financiará una parte, se realizarán durante el mes de marzo, con el objetivo de disponer de resultados el 15 de abril, explicó el comisario.

El objetivo de la prueba sobre la carne de caballo es descartar que, aparte del supuesto problema de fraude en el etiquetado, no existe un riesgo sanitario.

En el caso de que las conclusiones lo recomendaran, los test se prolongarían durante dos o tres meses más, añadió. En España, se llevarán a cabo unas 200 pruebas en cada caso, indicaron fuentes comunitarias.

La propuesta de la Comisión se adoptará el próximo viernes, en un Comité Permanente de la Cadena Alimentaria, formado por representantes de toda la UE.

El ministro irlandés de Agricultura, Simon Coveney, indicó que el escándalo de la carne de caballo se abordará asimismo con el resto de países de la Unión en el Consejo de ministros que tendrá lugar el próximo 25 de febrero, donde se examinarán medidas más a "medio y largo plazo".

Cañete "ignora" a los consumidores

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) "se reafirma" en que "se ha detectado ADN equino en productos cárnicos en España, en contra de lo que ha asegurado el ministro (de Agricultura), Arias Cañete", a quien acusa de "ignorar y despreciar a los consumidores".

Según han señalado en un comunicado, la información "que obra en poder del titular de la cartera de Agricultura, proporcionada por la OCU, demuestra que nuestro país no es una isla en el fraude del etiquetado de productos cárnicos". "No es de recibo que, sin ofrecer ninguna prueba, el ministro de Agricultura pretenda que se dé credibilidad a su afirmación de que en España no se ha detectado presencia de carne de caballo en los productos de carne picada", ha resaltado.

Para la OCU, "el tema va más allá" de si las hamburguesas, las lasañas o cualquier otro producto están hechos con carne de caballo. "Se trata de un absoluto desprecio, no sólo a la OCU, sino lo más importante, a todos los consumidores", ha precisado.

Ha insistido además en su petición de "una investigación exhaustiva y pública" porque, según dice, "para detectar algo, hay primero que buscarlo; algo que las administraciones competentes no han hecho, o al menos, no se ha informado convenientemente a los ciudadanos, por lo que el resultado es igual de inquietante".

El escándalo sobre la aparición de carne de caballo en productos congelados comenzó en el Reino Unido a principios de este mes. Posteriormente, el fabricante británico de alimentos Findus UK informó de que algunas de sus lasañas de ternera, suministradas por la compañía proveedora francesa Comigel, contenían carne de caballo, que posteriormente se supo que procedía de Rumanía.

Bélgica amplía la investigación

El Gobierno belga, por ota parte, ha anunciado este miércoles que ampliará la investigación que lleva a cabo sobre las lasañas a todo tipo de alimentos procesados con carne picada, tales como el chili con carne.

Además, el Ejecutivo belga ha recibido de las autoridades de Francia la lista de empresas nacionales que compraron productos a la sociedad gala Comigel, que figura entre las intermediarias de la carne de caballo procedente de Rumanía que ha sido detectada en algunos platos preparados.

Una de las empresas clientes de Comigel, el grupo de congelados Picard, que dispone de cuatro tiendas en la región de Bruselas, anunció el lunes la retirada de todos los productos fabricados por la sociedad francesa, lo que incluye las lasañas y el chili con carne.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento