Aniversario de la muerte de Bin Laden
Varios paquistaníes protestan durante el primer aniversario de la muerte del líder terrorista saudí de Al Qaeda, Osama bin Laden EFE

El soldado estadounidense de la unidad de elite de la Marina que mató a Osama Bin Laden en una operación en Pakistán en mayo de 2011 carece de seguro médico y de pensión tras dejar las fuerzas armadas, declaró él mismo en una entrevista que divulga este lunes la revista "Esquire".

"El seguro de salud para mí y mi familia concluyó la noche del viernes (en septiembre de 2012, cuando ya estaba retirado). Pregunté si habría algún tipo de transición entre el Tricare (el seguro médico de los soldados) y el Blue Cross Blue Shield (de carácter civil)", dice el soldado, del que se desconoce su nombre y al que se identifica como "El tirador".

Estás fuera del servicio, tu cobertura se ha acabado

"Me dijeron que no. Estás fuera del servicio, tu cobertura se ha acabado. Gracias por tus dieciséis años de servicio", agrega el exmilitar, quien ahora debe pagar 500 dólares (373 euros) mensuales por la cobertura médica.

De acuerdo con las leyes militares estadounidenses, a un antiguo soldado solo se ofrece cobertura sanitaria transitoria si acepta mantenerse como miembro activo en la reserva.

Detalles de la misión

En la entrevista, la primera que concede desde la operación que acabó con el líder de Al Qaeda en su escondite de Abbottabad, también revela algunos detalles de la misión.

"Le disparé dos veces en la frente. La segunda cuando se estaba cayendo. Se encogió frente a su cama y le volví a disparar en el mismo sitio", rememora al explicar los 15 segundos que tardó en acabar con Bin Laden.

El líder de Al Qaeda tenía abrazada a su esposa como protección y al alcance de su mano un arma, pero no podía ver ya que estaba todo oscuro.

Uno de los hijos de Bin Laden rompió a llorar al ver muerto a su padre

El soldado, sin embargo, contaba con gafas con visión infrarroja por lo que podía observar lo que estaba ocurriendo.

"Tiene un arma cerca, es una amenaza. Tengo que dispararle en la cabeza para que no tenga la oportunidad de pegarse un tiro", agrega el soldado, quien relata cómo uno de los hijos de Bin Laden rompió a llorar al ver muerto a su padre.

"El tirador" recuerda los difíciles momentos de su regreso a Estados Unidos, y cómo, debido a la presión, su matrimonio se desmoronó.