Lasaña
Lasaña francesa de la marca Picard. Picard

Lotes de lasaña de marcas como Picard, Carrefour o Systeme U han sido retiradas de la venta en Francia ante la posibilidad de que contengan carne de caballo en lugar del vacuno anunciado oficialmente, como ocurría con las de Findus, ya que en todos los casos las fabricaba el mismo proveedor en Luxemburgo.

La carne congelada fue adquirida a través de un negociante chipriota, subcontratado a otro en HolandaLa emisora de radio Europe 1 explica en su web que el grupo francés Comigel elaboraba las lasañas para Findus, Picard, Carrefour y Systeme U y hay sospechas de que el circuito de aprovisionamiento de carne sea el mismo que tenía su origen en un matadero rumano de donde salía la carne de caballo, luego comercializada como vacuno.

Un representante de Picard confirmó en declaraciones a esa emisora que la retirada afecta a dos lotes de lasañas 'Formule express' porque sus exigencias con los proveedores son "muy estrictas: la carne debe ser de vacuno 100 %". Precisó que se están realizando análisis para verificar que se cumple esa regla.

El escándalo saltó inicialmente en el Reino Unido –donde el consumo de carne de caballo está muy mal visto–pero se ha extendido a diversos países europeos. Así, en Francia el Gobierno dirige una investigación a través de sus servicios antifraude, mientras varias empresas implicadas han anunciado denuncias por considerarse víctimas del fraude.

Se negoció en Chipre y Holanda

La carne de caballo rumana detectada en platos precocinados de la marca Findus que oficialmente estaban preparados con vacuno había sido negociada por comerciantes en Chipre y Holanda antes de ser adquirida por una empresa del sur de Francia y elaborada por otra en Luxemburgo. Este es el complejo circuito dilucidado por los servicios antifraude franceses, según el ministro francés de Consumo, Benoît Hamon, que en un comunicado destacó que eso ilustra que en dicha operación había primado "una lógica financiera" que generó "más de 300.000 euros".

Los primeros resultados de la investigación que se lleva a cabo en Francia han permitido establecer que fue el grupo francés Poujol, asociado a la marca Spanghero, ubicada en Castelnaudary (suroeste de Francia), el que suministró la carne detectada a la planta de Tavola que tiene en Luxemburgo la sociedad francesa Comigel.

Poujol había adquirido la carne congelada a través de un negociante chipriota, que a su vez había subcontratado el encargo a otro marchante ubicado en Holanda que había recurrido a un matadero en Rumanía de donde era el caballo vendido como vacuno.