El candidato a director de la CIA defiende los ataques con 'drones'

  • John Brennan asegura que EE UU los usa para salvar vidas y como última opción.
  • "Nunca he pensado que sea mejor matar a un terrorista que detenerle", dice.
  • Era "consciente" de los interrogatorios extremos como el ahogamiento simulado, pero no pudo detenerlos porque no formaba parte de la "cadena de mando".
  • Cree que la reclusión de sospechosos  no debería ser realizada por la CIA, sino por el ejército o "aliados internacionales".
John Brennan, director de la CIA.
John Brennan, director de la CIA.
EFE / Michael Reynolds

El candidato a director de la CIA, John Brennan, se defendió este jueves en su audiencia de confirmación para el cargo, ante el comité de Inteligencia del Senado, de las acusaciones que enfrenta a respecto de temas espinosos en el marco de la lucha contra el terrorismo.

En la audiencia de confirmación del Senado que decidirá si dirige la CIA, agencia a la que estuvo vinculado durante 25 años, Brennan se refirió a asuntos como el uso de uso de aviones no tripulados, conocidos como "drones", por parte de EE UU y al controvertido uso de técnicas de tortura, como la asfixia simulada.

Durante el primer mandato del presidente Barack Obama, como su asesor de lucha antiterrorista, Brennan ha apoyado los ataques con aviones no tripulados o "drones" en zonas como la frontera afgano-pakistaní, pero asegura que el Gobierno estadounidense los usa para abatir a sospechosos de terrorismo, para salvar vidas y como última opción.

"Nunca he pensado que sea mejor matar a un terrorista que detenerle. Queremos detener a todos los terroristas posibles, de modo que podemos obtener información de la manera apropiada y así se puede interrumpir la cadena de ataques terroristas", aseguró Brennan.

"Soy un gran defensor de hacer todo lo posible antes que matar a terroristas, llevarlos a la justicia y obtener información", reiteró a la pregunta del senador republicano Saxby Chambliss.

Brennan aseguró ante el comité de Inteligencia del Senado durante su audiencia de confirmación que existe la idea "equivocada" de que se utilizan los "drones" para "castigar a los terroristas" por sus acciones pasadas, pero afirmó que se recurre a esta práctica "para salvar vidas y cuando no hay otra opción".

"No entienden la agonía por la que pasamos para a asegurarnos de que no hay ninguna víctima colateral", dijo Brennan, que destacó la importancia de abrir un debate público para que se entienda el proceso y el rigor en la toma de decisiones. "La gente está reaccionando a muchas falsedades", lamentó Brennan, que al comenzar la audiencia fue increpado por activistas de la organización Code Pink.

Brennan y el Gobierno de Barack Obama han sido criticados por ONGs por los ataques con "drones", que consideran ejecuciones selectivas fuera del control de la luz pública, con la intención de descabezar Al Qaeda en Pakistán, Yemen o Somalia.

Brennan fue jefe de gabinete del entonces director de la CIA, George Tenet, entre 1999 y marzo 2001, posteriormente fue promocionado a subdirector de la agencia de inteligencia. Entre 2003 y 2004 creó el Centro de Integrado de Amenazas Terroristas.

Asfixia simulada

El nominado a director de la CIA, dijo además que era "consciente" de los interrogatorios extremos como el ahogamiento simulado, pero no pudo detenerlos porque no formaba parte de la "cadena de mando" de ese programa.

Brennan dijo que se opuso en privado a técnicas como el ahogamiento simulado o la desnudez para extraer información de los sospechosos de ser terroristas de Al Qaeda.

"Expresé objeciones contra las técnicas de interrogatorio reforzadas", aseguró Brennan, quien dijo que no participó en su creación tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 y no tuvo capacidad para detenerlas porque ese programa estaba "bajo la autoridad de otros".

"No tuve un rol en la creación, ejecución o control" de los programas de interrogatorios de la CIA, iniciados durante la administración del presidente George W. Bush durante la lucha contra el terrorismo islamista y que dejaron de usarse en el segundo mandato del presidente.

"El ahogamiento simulado es algo que no debería haber ocurrido y que no volverá a pasar", indicó Brennan.

Añadió que el Fiscal General de Estados Unidos ya ha definido estas criticadas técnicas como "tortura" , pero él no quiso expresarse en los mismos términos porque no es "un abogado".

Status de "enemigos de guerra"

En la audiencia Brennan defendió también la necesidad de tener como prioridad la detención e interrogatorio de terroristas, ya que permite obtener "información valiosa".

A una pregunta del senador republicano Marco Rubio, Brennan aseguró que la información obtenida en la detención e interrogatorio de sospechosos es vital para la CIA, pero consideró que la tarea de mantener recluidos a sospechosos no debería ser realizada por la agencia de inteligencia.

"Creo que debería ser un papel de las Fuerzas Armadas, del FBI (la Oficina Federal de Investigaciones) o nuestros aliados internacionales", apuntó Brennan, quien defendió que se apliquen a los detenidos las leyes estadounidenses para enemigos de guerra, conocidas como Artículo 3.

La CIA tomó el control de operaciones de detención e interrogatorio tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2011 como parte de una nueva estrategia de la Administración de George W. Bush contra Al Qaeda, que supuso la creación de prisiones clandestinas y técnicas de interrogatorio calificadas de tortura.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento