Desactivan un artefacto explosivo en la catedral de la Almudena

  • El aparato constaba de un reloj, una botella de gas, metralla (un kilo de clavos), un detonador, un temporizador y unos 1.200 gramos de pólvora.
  • La Policía sospecha de un grupo anarquista radical si bien no descarta la posibilidad de que se tratase de un "desequilibrado" que actuase en solitario.
  • Al descubrirlo, sobre las 13.oo horas, uno de los sacerdotes del templo avisó al resto del personal para desalojar las instalaciones, que fueron acordonadas.
La Catedral de la Almudena.
La Catedral de la Almudena.
EP

La Policía Nacional ha desactivado este jueves un artefacto explosivo casero que un desconocido había colocado en el interior de la Catedral de la Almudena de Madrid. Sospecha, además, que el artefacto fue colocado posiblemente por un grupo antisistema, aunque también maneja otras hipótesis.

El informe definitivo de los Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos (Tedax) asegura que el aparato constaba de un reloj, una botella de gas, metralla (un kilo de clavos), un detonador, un temporizador y unos 1.200 gramos de pólvora. Se encontraba dentro de una bolsa de basura que había sido abandonada junto a un confesionario.

Al descubrirlo, sobre las 13.oo horas, uno de los sacerdotes del templo avisó al resto del personal para desalojar las instalaciones, que fueron acordonadas. La catedral abrió de nuevo pasadas las 16.00 horas, pero fue desalojada por segunda vez poco después tras avisar por megafonía. Las cámaras de seguridad, según el Arzobispado, no estaban conectadas en ese momento.

Un grupo de Tedax inutilizó la bomba, de fabricación casera y de baja intensidad, y la recogió para llevarla a la unidad de análisis de Moratalaz. Las fuentes consultadas apuntan sobre la autoría a un grupo anarquista radical si bien no descartan la posibilidad de que se tratase de un "desequilibrado" que actuase en solitario.

La Policía Nacional ha constatado que no se han registrado imágenes en el interior de la catedral de la Almudena con las que poder analizar el momento exacto de la colocación del artefacto

Pesaba mucho

Jesús Junquera, el sacerdote que encontró el artefacto, pensó que se trataba de un olvido, pero al cogerla se extrañó de su peso y al abrirla, de su contenido. Así lo ha explicado a los periodistas la responsable de comunicación del Arzobispado de Madrid, María Dolores Gamazo, según el relato del cura.

Junquera, que confiesa entre las 12.00 a 13.00 horas en la catedral, se percató de la bolsa al salir de uno de los tres confesionarios que hay en la capilla penitencial, la primera que hay a la izquierda al entrar por la puerta principal del templo.

Primero pensó que se trataba de un olvido, pero después, al cogerla con un conserje se extrañaron de que "pesaba mucho" y al mirar en su interior sospecharon de su contenido, por lo que decidieron llamar a la Policía. "Si ves algo tirado en la catedral no lo vas a dejar allí", se justificó el sacerdote para explicar por qué había cogido la bolsa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento