Una niña de nueve años dio a luz a finales de enero pasado a un bebé en el estado de Jalisco (México), según confirmaron a 20minutos.es fuentes de la Secretaría estatal de Salud.

No ha sido posible verificar independientemente la edad de la madre, de la que no se ha dado a conocer su identidad porque puede haber sufrido abuso sexual, según algunas fuentes citadas por la agencia Efe, y tampoco lo han podido corroborar las autoridades judiciales.

Según Enrique Rábago Osorio, director del Hospital General de Occidente, de la ciudad de Guadalajara, la pequeña, originaria del poblado de Ixtlahuacán, quedó embarazada cuando tenía 8 años.

Por su edad, su cuerpo no está en las mejores condiciones para tener un bebéFue atendida el 27 de enero por médicos del Hospital General de Occidente, quienes le practicaron una cesárea, agregó Rábago Solorio en conferencia de prensa.

"Por su edad, su cuerpo no se encuentra apto y en las mejores condiciones para tener un bebé", por eso el bebé nació "vía cesárea", explicó el médico a los periodistas, y agregó que ambos fueron dados de alta el pasado fin de semana en buen estado de salud.

Atención psicológica

Rábago Solorio declaró que la menor recibió atención psicológica antes y después del parto, y agregó que se le hará seguimiento durante las próximas semanas para valorar posibles transtornos emocionales.

La niña ha recibido un implante para evitar otro embarazoLa pequeña también recibió un implante subdérmico para evitar otro posible embarazo, procedimiento que fue aprobado por la madre, reveló el jefe del servicio de ginecología del hospital, Raymundo Serrano.

Aconsejada por el equipo médico del hospital, la madre de la niña acudió a la agencia especializada en agravio de menores de la fiscalía estatal para denunciar el caso, que podría ser catalogado como violación, abuso sexual y corrupción de menores.

En busca del padre

Una fuente de la fiscalía informó de que se inició una investigación para buscar al supuesto padre, corroborar su edad (17 años) y que declare sobre su relación con la pequeña.

De acuerdo con la madre de la niña, una trabajadora de intendencia con 10 hijos más, cuando se percató del embarazo a los siete meses de gestación acudió al supuesto padre para pedirle que asumiera su responsabilidad.

Según su versión, el chico aceptó que la menor viviera con él, a lo que ella se negó y éste decidió abandonar el estado para buscar trabajo, sin que hasta ahora se conozca su paradero.

La fiscalía busca al joven, quien podría afrontar cargos por abuso sexual infantil, cuya pena va desde uno a 20 años de prisión, según las circunstancias en que ocurrió.