Voluntarios preparan paquetes de ayuda
Voluntarios filipinos de la Fundación ABS-CBN preparan paquetes de ayuda para las zonas del país que se han visto afectadas por los tifones en el último año, mientras el tifón Bhopa azota el país, en Cuidad Quezón, al este de Manila, en Filipinas. Rolex Dela Pena / EFE

Al ayudar a otros nos estamos ayudando a nosotros mismos. Cómo será que un estudio norteamericano acaba de observar que las personas que ofrecen ayuda o dan algo a los demás encuentran más beneficios para su salud que las que la reciben.

El aislamiento social y el estrés son predictores de mortalidad y morbilidadUna investigación conjunta de las universidades de Buffalo, de Stony Brook y de Grand Valley State (EE UU) muestra que la prestación de asistencia tangible a los demás "protege la salud y alarga la vida". Así lo han constatado los expertos tras quince años de estudio.

Para el autor principal de la investigación y profesor asistente de Psicología en Buffalo, el doctor Michael J. Poulin, el hallazgo obtenido demuestra que la persona que ofrece algo a otra ve amortiguados "los efectos negativos del estrés". En este sentido, declara que el aislamiento social y el estrés "son predictores significativos de mortalidad y morbilidad".

Como muestra de ello, el experto expone que los participantes en este trabajo que ayudaron a otros "fueron menos propensos a morir ante situaciones de estrés" que los que no prestaron su ayuda. Para ello, se recluto a 846 personas de Detroit, a quienes se entrevistó personalmente.

Ayudar redujo la asociación entre el estrés y la mortalidadA juicio de Poulin, "los modelos de riesgo proporcional para la mortalidad revelaron una interacción significativa entre la conducta de ayuda, los acontecimientos estresantes, la morbilidad y la mortalidad". Por ello, concluye que ayudar a los demás "redujo la mortalidad específica de la asociación entre el estrés y la mortalidad".

El experto indica que no se ha logrado establecer, tras más de 20 años de estudios, una relación entre el hecho de recibir ayuda y la reducción de mortalidad tras exposiciones al estrés. La investigación ha sido publicado en el American Journal of Public Health.