Cerca de 60 estudiantes se han concentrado este martes en Palma para exigir la retirada de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), así como la dimisión del Ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, y en el caso concreto de Baleares, pedir además que no se aprueben los anteproyectos de convivencia, de símbolos y el decreto de tratamiento de lenguas.

Tras protestar a las 12.00 horas frente a la Conselleria de Educación, Cultura y Universidades, los jóvenes han intentado acercarse a las puertas del Parlament balear, donde se estaba celebrando el Pleno, pero la policía se lo ha impedido, puesto que no habían incluido en su itinerario esta parada.

Ante un gran dispositivo policial, entre 50 y 60 jóvenes con banderas republicanas e independentistas han acordado con los agentes que se dirigirán a la Delegación de Gobierno, de forma que no han podido acercarse a ninguna de las dos puertas del Parlament.

La Plataforma de Estudiantes de Baleares explicó el pasado viernes que pedían la retirada de la LOMCE porque "mercantiliza a las personas, pretende privatizar la educación pública y es segregadora", ya que separa a los estudiantes por clases sociales y sexo, por lo que reclamaron una Educación "pública, laica, digna y de calidad para todos" y que promueva valores como el respeto, la igualdad y la no discriminación.

Por su parte, el estudiante del IES Ses Estaciones Albert Abad aseguró que los anteproyectos educativos de Baleares no responden a criterios económicos, sino que "es un problema de fobia del PP a todo lo contrario a su opinión y todo lo que tenga que ver con la cultura y lengua propias".

En ese sentido, Abad lamentó que el único punto que afecta al alumnado en el decreto de convivencia es el que elimina su derecho a huelga, "que es otra manera de evitar que haya discrepancia ante el Govern".