Agentes de la Policía Nacional han detenido en Sevilla a tres jóvenes de nacionalidad rumana de entre 19 y 30 años como presuntos autores de cuatro robos con violencia ocurridos en menos de un mes en el entorno del descampado del Charco de la Pava, hechos por los que el juez ha ordenado su ingreso en prisión.

Los dos primeros robos tuvieron lugar los días 28 y 29 de diciembre del pasado año, mientras que los dos últimos fueron perpetrados la madrugada del 19 al 20 de enero, ha informado la Policía Nacional en una nota de prensa.

Los detenidos siempre cometían sus robos por la noche en las mismas zonas del descampado, donde uno de los imputados, A.D., entablaba contacto con una víctima seleccionada previamente por transitar sola e iniciaba una conversación con la excusa de pedir un cigarrillo.

De esta manera, la distraía mientras sus otros dos compinches se aproximaban, sin ser vistos, para agredirla con patadas y puñetazos hasta derribarla. Ya inmovilizada la víctima en el suelo, la registraban a placer para sustraerle sus pertenencias, móviles, joyas, dinero en efectivo, e incluso prendas de la ropa que portaban si eran del agrado de los ladrones.

Con posterioridad, y según los testimonios recogidos por los agentes, huían del lugar a bordo de un vehículo de color gris que estacionaban en las proximidades.

Tras una serie de primeras diligencias de investigación, los policías lograron la identificación de los tres autores, si bien no eran delincuentes habituales de la ciudad ni se les conocía domicilio alguno.

Ante la gravedad de estos hechos, los agentes adscritos al Grupo Operativo de Investigación de la Comisaría de Distrito Triana diseñaron un dispositivo de vigilancias en el lugar de los hechos, donde con toda probabilidad volverían a aparecer.

Los agentes, que prestaban servicio de paisano con vehículos camuflados, observaron a las tres personas previamente identificadas en un puesto ambulante de comidas próximo a una de las entradas al descampado del Charco de la Pava.

Detenidos en isla de tercia

Tras comer algo, los tres se introdujeron en un Ford Mondeo de color gris y se dirigieron a la zona denominada Isla de Tercia, lugar donde ocurrían los robos y donde fueron interceptados y detenidos por los agentes mientras seleccionaban a una nueva víctima.

Finalizadas las diligencias policiales, los tres detenidos pasaron a disposición judicial, decretándose su inmediato ingreso en prisión. Uno de ellos contaba en su historial delictivo con dos detenciones anteriores por ilícitos de distinta naturaleza cometidos bajo otras dos identidades falsas.

Los detenidos son A.D., nacido en 1994; M.D., de 1992; y F.M., nacido en el año 1983, todos ellos ciudadanos de Rumanía.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.