El Gobierno de Ceuta que preside Juan Vivas (PP) ha iniciado un proceso de inspección aleatoria de más de 1.000 empadronamientos y de 246 viviendas sospechosas de haberse convertido en 'pisos patera' debido a los recelos que despierta el hecho de que cuenten con más de diez personas registradas como residentes en ellas pese a sus "reducidas dimensiones".

Ambas actuaciones forman parte de un plan contra el empadronamiento fraudulento en la ciudad autónoma. Según han detallado a Europa Press fuentes del Ejecutivo local, durante los últimos trece meses la Administración ceutí ha "rechazado la inscripción o dado de baja en el padrón" a "más de 1.100 ciudadanos extranjeros", una media de casi tres al día desde principios de 2012.

La "sobrecarga de trabajo" que ha generado esta revisión extraordinaria del censo de vecinos del municipio, donde el empadronamiento no solamente da derecho a la Educación y la Sanidad públicas, sino también a la bonificación de un 50 por ciento del precio del transporte marítimo y a la percepción de diferentes ayudas sociales, está retrasando "alarmantemente" la gestión de los expedientes de nuevos residentes.

Críticas de la oposición

Según han denunciado a través de sendos comunicados de prensa los dos grupos de la oposición en la Asamblea, la coalición Caballas y el PSOE, estas demoras están causando "graves perjuicios" a algunos ciudadanos. Los localistas han criticado que decenas de niños no están escolarizados pese a contar sus familias con permisos de residencia en vigor porque el Ministerio de Educación exige, "pese a no ser un requisito legal", el certificado de inscripción en el Padrón.

Los socialistas han asegurado, por su parte, que algunos ciudadanos se están viendo en dificultades para renovar su permiso de residencia en territorio español por no contar con el correspondiente certificado de empadronamiento.

"La Ciudad Autónoma debe esforzarse por gestionar de manera más eficaz los recursos económicos y humanos con los que cuenta, facilitando la labor de los trabajadores públicos y con el fin de que los ciudadanos encuentren en la Administración el mejor servicio", ha reclamado el líder socialista en Ceuta, José Antonio Carracao.

El delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González Pérez, cifró el pasado verano en "2.500" el número de posibles falsos empadronamientos existente en la ciudad autónoma, que a pesar de todo es una de las regiones con menor porcentaje de población foránea del país (menos de 6.000 vecinos de otras nacionalidades sobre un censo total de unos 80.000 residentes).

Consulta aquí más noticias de Ceuta.