Un tercio de los ayuntamientos gallegos ha respondido con quejas sobre los pagos y la facturación de las empresas eléctricas a un petición de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) para que le remitiesen cuáles son los problemas que tienen en este ámbito. Los municipios han trasladado sus sospechas de que pagan "de más", por lo que el organismo ha iniciado un proceso de mediación con estas compañías.

El vicepresidente ejecutivo de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), Alfonso Villares, ha explicado este martes en rueda de prensa que los ayuntamientos que han contestado han centrado las críticas en facturaciones que consideran "desproporcionadas"; la acumulación de varios meses en una factura, que origina problemas de tesorería; o el retraso en pasar las facturas, que se presentan, en ocasiones, con demoras de más de un año y fuera de plazo, lo que deriva también en que los municipios incumplan la ley de morosidad.

También han protestado por la dificultad para ponerse en contacto con la compañía cuando surgen problemas y se han quejado de que no se cumplen las tarifas y, en algunas zonas del rural, no hay contadores y la facturación se hace por estimación. También hay "problemas" con el impuesto del 1,5% que estas empresas deben abonar a los ayuntamientos, pues la liquidación se hace también "con estimaciones" de las compañías que son "arbitrarias".

A la vista de la situación, que es "generalizada", la Fegamp ha iniciado una campaña de mediación con las empresas suministradoras de electricidad —fundamentalmente cuatro: Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa y E.On—, con las que se ha puesto en contacto. Por el momento, ha indicado Villares, solo una de ellas (E.On) ha contestado y ha recibido las quejas relacionadas con su servicio.

De no obtener respuesta del resto, ha avisado el vicepresidente de la Fegamp, se recurrirá a la vía judicial y, en este caso, deberán ser los ayuntamientos los que actúen. No obstante, ha destacado que han optado por acudir primero a la mediación y ver si el mecanismo contribuye a resolver los problemas. De hecho, si los resultados son positivos, informarán a los ayuntamientos que no han trasladado sus quejas.

Villares ha señalado que en algunos ayuntamientos la revisión de todas las facturas acapararía el trabajo de los responsables de intervención, por lo que, ante un aviso de corte, los municipios "tiran para adelante".

Reclamaciones por escrito

La Fegamp pretende también fomentar que los ayuntamientos presenten reclamaciones por escrito cuanto surjan problemas y, si las compañías continúan sin responder a esas quejas, recurrir a la vía judicial.

Además, Villares ha indicado que el personal de la propia federación ha recibido formación sobre las normas que regulan la actividad de las compañías eléctricas para poder asesorar a los ayuntamientos.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.