La crisis económica, en especial la paralización de la actividad constructiva y de la obra pública, así como la subida del IVA, ha acabado en cinco años con la actividad de 2.526 trabajadores autónomos de la construcción en Cantabria.

Según ha informado la Unión de Trabajadores Autónomos de Cantabria (UTAC), en enero de 2008, el número de trabajadores autónomos en este sector en el territorio cántabro era de 8.164, mientras que el mes pasado ascendía a 5.638, un 31% menos y tres puntos por encima de la media nacional.

UTAC, integrada en la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), considera que ésta es una de las consecuencias más graves de la crisis económica y de los "errores" a la hora de gestionar soluciones. "Y lo peor de todo es que no lleva camino de solucionarse a corto plazo", afirma.

En este sentido, apunta que los precios de las viviendas no se han acondicionado a la situación de crisis actual, las entidades financieras continúan sin otorgar créditos a los consumidores, y el Gobierno cántabro no ha llegado a abordar un "verdadero" Plan de Rehabilitación de viviendas y edificios y menos aún de los muchos locales comerciales que han quedado abandonados por la recesión, "una de las pocas salidas a corto plazo que podrían ser beneficiosas para el sector", explica Arancha Imaz, coordinadora de UTAC-UPTA.

La mayor preocupación, sin embargo, es que este descenso ha continuado sin freno en 2012 y podría seguir en 2013. Sólo en el último año, desde enero de 2012 a enero de 2013, se han perdido 503 autónomos cántabros de la construcción.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.