El presidente de la CAEB, Josep Oliver, vaticina que el PIB balear caerá en 2013 entre un -0,3 y un -0,8%, de forma que ha señalado que no ve la posibilidad de que se cumplan las previsiones positivas del Govern, que augura que la economía de las islas crecerá un 1% este año.

En una rueda de prensa en la que ha presentado el 'Informe de Coyuntura Económica de Baleares 2012', Oliver ha indicado que habrá que ver lo que sucede en la próxima subasta de créditos y letras del Tesoro, si bien ha augurado que la reactivación económica no llegará hasta finales de 2014 "con suerte".

De este modo, ha considerado que el 2013 "no va a ser muy diferente" al pasado año, porque, a su juicio, hay "pocas condiciones" para que se produzca un incremento de la economía balear.

Pese a que ha mostrado su "respeto" a las previsiones del Ejecutivo autonómico, Oliver ha censurado que parte del crecimiento económico del archipiélago "se nos va a ir en impuestos", de manera que ha reprobado que las nuevas tasas que se aplicarán únicamente en las islas, como las que afectan a los 'rent a car', a los envases y a las grandes superficies suponen un "ataque directo e indirecto".

Así, ha recordado que en diversas ocasiones, ya ha expresado que los empresarios "nunca estarán de acuerdo" con un impuesto que sólo se implante en su Comunidad Autónoma.

Pese a que ha reconocido que no puede calibrar lo que pasaría sin estas tasas, el presidente de la CAEB ha destacado el "impuesto psicológico" que suponen, porque las subidas muy importantes "desincentivan", de manera que empresarios que podrían vislumbrar ampliar su negocio, no lo hacen. En este sentido, ha recalcado que la economía sólo crece "si las empresas se mueven y crecen".