La Concejalía de Infraestructuras, a través del Servicio de Parques y Jardines, ha comenzado los preparativos para el traslado de tres ficus nítida, los de menor porte existentes en la plaza de San Francisco, con motivo de la próxima remodelación de la popular Glorieta, según han informado fuentes municipales.

Los trabajos consisten en la poda y recorte de las ramas de mayor tamaño y se prolongarán inicialmente hasta el próximo miércoles. Los ejemplares que van a ser trasladados son tres que fueron plantados en el año 1985, fecha de la última remodelación de esta plaza.

Uno de los ejemplares, en el que ya se ha actuado, está situado en el lado norte, y los otros dos en lateral sur. Los otros cuatro ficus, de la especie macrophila, de un mayor tamaño y antigüedad, ya que fueron plantados en la plaza con posterioridad a 1928, se conservarán en sus actuales ubicaciones (dos en el lateral norte y otros dos, en el oeste), aunque con un porte reducido que permita la visión de las fachadas de los edificios modernistas, como la Casa Maestre, y la entrada de luz.

Este será el siguiente encargo que llevará a cabo el Servicio de Parques y Jardines, recortar las ramas de estos árboles casi centenarios y reducir su envergadura que en la actualidad entorpece la visión de los edificios y oscurece la zona.

Las obras de remodelación darán comienzo después de la Semana Santa, con el objetivo de revitalizar y recuperar para los peatones una de los espacios públicos más significativos de la ciudad y donde se situó el antiguo Foro Romano.

Proyecto de peatonalización

Así el proyecto se enmarca dentro de las actuaciones de peatonalización que se están llevando a cabo en el Casco Histórico y contempla la desaparición del tráfico a su alrededor y la nivelación y pavimentación integral de todo el espacio, con piedra caliza, hasta la fachada de los edificios: la misma con la que se han pavimentando las calles del Casco y que ya fue utilizada por los fundadores de la Ciudad.

No obstante se mantendrá un acceso rodado restringido al Molinete por el lateral oeste, desde la Calle Palas hacia las calles Honda e Ignacio García, para servicios y residentes.

Tras la remodelación también se permitirá el giro desde la Calle San Antonio el Pobre dando salida por la Calle Caballero, aunque todo ello con pavimento peatonal. El resto del espacio será completamente peatonal.

Otra de las características es que se mantendrá el arbolado en su mayor parte, procediendo tan sólo al traslado de los tres ejemplares de ficus nítida antes mencionados.

Igualmente se suprimirán los parterres que servían entre otras cosas para separar la plaza del tráfico rodado, y se mejorará con ello la permeabilidad entre las aceras de las fachadas y centro de la plaza. La plaza quedará así como un espacio diáfano y fácilmente accesible desde cualquier punto.

Resencia de la cartagena romana

La plaza de San Francisco tras la remodelación sumará a su atractivo un interés por la Cartagena Romana y Arqueológica, en cuyo centro se encuentra. La pavimentación con la piedra caliza antes referida, en diferentes formatos, marcará la impronta del Foro y el Augusteum con piedra similar al travertino original con el que se construyó el Foro, marcando además los muros y pórticos de ambos edificios.

Además habrá una reproducción de la escultura de Augusto togado que apareció en las inmediaciones de la plaza, poniendo así una imagen de referencia a la ciudad romana, cuyo espacio central, el Foro, se reproduce.

Con vistas a que sea el lugar de partida de rutas arqueológicas, se colocarán dos grandes paneles explicativos: uno con el plano de la Ciudad Romana y otro con una reproducción ideal de lo que fue el Foro.

Por último se situarán grandes rótulos empotrados en el pavimento con las inscripciones de Plaza de San Francisco, Forum y Augusteum, así como la reproducción de una placa en honor a Apalus, un querido prohombre romano recogido en varias referencias encontradas en diferentes excavaciones en la zona.

Máiquez seguira presidiendo la plaza

La escultura del actor cartagenero Isidoro Máiquez, que figura en esta plaza desde su inauguración en 1927, la seguirá presidiendo, aunque ya no desde el centro sino desde una de sus cabeceras.

La escultura se situará bajo el cobijo de los grandes ficus macrophila del lado oeste, dándole así una ubicación preferente en el espacio, acorde con las ideas del jardín romántico, pero liberando el centro de la plaza para su uso urbano.

El proyecto contempla la renovación de la iluminación de toda la plaza, incluyendo la ornamental de arbolado y fachadas.

La iluminación de la plaza seguirá las indicaciones de anticontaminación lumínica, mientras que la ornamental del arbolado y fachadas se realizará con tecnología led de bajo consumo, que permitirá la utilización y combinación de colores, según la época del año.

Igualmente se colocará mobiliario urbano formado por bancos y papeleras.

Por último se prevé la colocación de un Kiosko de bebidas formado por una caja de cristal que formalmente no interfiera en la lectura del espacio dejando percibir con su trasparencia el tronco del ficus al que se adosa, y creando un punto de actividad social en el centro de la plaza.

Con todo ello, según los técnicos redactores del proyecto, se pretende crear una plaza viva en el centro de los itinerarios de la Ciudad Histórica.

Las obras tiene un presupuesto de unos 900.000 euros, que se contratarán próximamente.

Consulta aquí más noticias de Murcia.